The Daily Puppy

Se ha producido un error en este gadget.

martes, 14 de agosto de 2012

La desnutrición está matando a niños argentinos

Miembros de la comunidad Wichí en Argentina. Fotografías Horacio Alderete.
Los 8 menores fallecidos en 2011 por desnutrición eran de familias aborígenes del norte de Argentina.
En las últimas semanas, la muerte de al menos 8 niños con serios problemas de desnutrición en el norte de Argentina volvió a poner el foco sobre un problema que tiene atónitos a muchos: ¿por qué mueren de hambre los niños en un país que es uno de los principales productores de alimentos del mundo?
Según la Cooperadora para la Nutrición Infantil (Conin) 260.000 chicos menores de cinco años sufren algún grado de desnutrición en Argentina.
En tanto, 2.100.000 personas no tienen garantizado el acceso a una alimentación diaria.
Uno de los grupos más vulnerables son las comunidades indígenas, sobre todo las que habitan en el noroeste del país, en la zona conocida como el Gran Chaco o Chaco Salteño, que abarca a las provincias de Salta, Formosa, Chaco, Santiago del Estero y Santa Fe.
Los ocho niños que fallecieron por causas relacionadas con la alimentación deficiente en 2011 eran de familias aborígenes de Salta.
Las muertes generaron acusaciones contra el gobierno provincial de Juan Manuel Urtubey, en medio de un clima preelectoral por los comicios gubernamentales que se llevarán a cabo en abril.
Urtubey, un aliado del gobierno nacional, reconoció que "la desnutrición infantil es un drama latente", pero señaló que el principal problema no es la falta de asistencia estatal, sino una "cuestión cultural" de los indígenas que dificulta las tareas de ayuda.

Acceso a alimentos

Los dichos del gobernador fueron criticados por sus opositores, que lo acusaron de tener actitudes racistas y de buscar deslindarse de su responsabilidad en las muertes.
En esta época del año es cuando más calor hace en la provincia (Salta) y siempre hay un aumento de casos de niños que mueren por deshidratación, por no tener acceso a agua potable y contraer enfermedades como la diarrea
Enrique Heredia, director de Medicina Social del Ministerio de Salud Pública en Salta
El director de Medicina Social del Ministerio de Salud Pública de la provincia de Salta, Enrique Heredia, dijo a BBC Mundo que el problema de la desnutrición infantil está siendo politizado y aseguró que las palabras de Urtubey fueron "tergiversadas".
Heredia señaló que si bien en la provincia hay problemas de desnutrición, los niños que fallecieron no murieron por falta de acceso a alimentos o de ayuda estatal, sino por diversos problemas de salud, provocados por múltiples factores.
"En esta época del año es cuando más calor hace en la provincia y siempre hay un aumento de casos de niños que mueren por deshidratación, por no tener acceso a agua potable y contraer enfermedades como la diarrea", señaló.
En ese sentido, Heredia explicó que la principal causa de la desnutrición infantil no es el hambre, sino las malas condiciones sanitarias y nutricionales que provocan enfermedades en los menores.
Para el experto, el problema es agravado por una serie de "barreras" que complican la asistencia social a las comunidades indígenas.
Una de esas trabas -aseguró- es el idioma, ya que muchos de los aborígenes Wichí, que habitan en Salta, no hablan español.
En tanto, ciertas costumbres y tradiciones ancestrales, relacionadas, por ejemplo, con temas como el alumbramiento y la lactancia, también chocan con la medicina moderna administrada por los trabajadores de la salud.

Sin poder subsistir

Niños de la comunidad Wichí en Argentina. Fotografías Horacio Alderete.
Según la organización Conin, 260.000 menores de cinco años sufren algún grado de desnutrición.
Ana Álvarez, de la Fundación Asociana, una ONG anglicana que asiste a las comunidades indígenas del Chaco Salteño hace más de cien años, señala que los problemas que aquejan a los aborígenes tienen un origen: la tala de los bosques nativos, de los que dependían para su subsistencia.
"Los Wichí son tradicionalmente cazadores y recolectores. La deforestación los obligó a tener que abandonar sus aldeas para vivir en los alrededores de las zonas urbanas, donde no tienen acceso a agua potable y donde se perdió el tejido social de la comunidad", dijo a BBC Mundo.
Según su organización, entre 1998 y 2006 se talaron 600.000 hectáreas de bosques en Salta, para hacer lugar para la ganadería y sobre todo la agricultura y su cultivo estrella: la soja.
Eso dejó sin posibilidades de subsistencia a los más de 25.000 indígenas que habitan en la zona del Chaco Salteño.

Cambio de dieta

El desmonte también significó un fuerte cambio en la base nutricional de este pueblo autóctono.
Los Wichí son tradicionalmente cazadores y recolectores. La deforestación los obligó a tener que abandonar sus aldeas para vivir en los alrededores de las zonas urbanas, donde no tienen acceso a agua potable y donde se perdió el tejido social de la comunidad
Ana Álvarez, de la Fundación Asociana
"Antes ellos vivían de los frutos del bosque y de los animales que cazaban", explicó Álvarez.
"Ahora se alimentan sobre todo con productos a base de harina y de azúcar, que no son saludables. No tienen conocimientos nutricionales", afirmó.
El doctor Heredia coincide en que una de las causas de los problemas de desnutrición en las comunidades indígenas es la falta de educación alimenticia. Por eso, cree que la solución no es sólo brindar comida y asistencia de salud, sino también educación nutricional y sanitaria.
En tanto, los defensores de los pueblos originarios esperan que la aprobación de la llamada Ley de Bosques, en 2007, -que frenó los desmontes- evite que el problema se siga agravando.

2 comentarios:

  1. Hola Delia, como padrino de dos escuelas rurales en la provincia de Corrientes, ésas que están en el monte, y no llegan políticos ni religiosos, que sí gastan dinero en publicidades y no la usan para comprar lo mínimo indispensable para los humildes de toda humildad, pero con un respeto que no se conoce en la ciudad. Me refiero a niños que trabajan desde los cinco años ayudando a sus padres en las cosechas de los campos de los señores feudales del lugar, y les pagan dos pesos, y diez a los padres por un jornal de doce horas.
    Somos muchos los que colaboramos anonimamente, pero no alcanza, golpeamos muchas puertas y recibimos promesas mientras nuestros niños siguen desnutriéndose, caminan hacia las escuelas kilometros para recibir un plato de alimento, callados esperando que alguién les dé esperanzas de que algún día cambiará ésta atroz situación de desigualdad.

    Un abrazo.


    ResponderEliminar
  2. Hola Roberto, duele en el alma lo que contás...Me ofrezco de corazón a todo lo que pueda ayudar a paliar esa tremenda realidad. Por ejemplo: Este Blog lo lee mucha, muchísima gente. Si me das los nombres de los responsables, de quienes tienen el deber y la obligación de mejorar esta situación, sólo dámelos. Me comprometo a sacarlos a la luz. Es un granito de arena, pero todos juntos hacemos una playa...

    Un abrazo con afinidad y cariño!

    ResponderEliminar