The Daily Puppy

Se ha producido un error en este gadget.

domingo, 29 de junio de 2014

Ríase de las crisis, problemas, y demás yerbas! A reír se ha dicho!


"LAS LOCAS, LOCAS AVENTURAS DE LA SEÑORA D" (Spanish Edition) [Kindle Edition]


"LAS LOCAS, LOCAS AVENTURAS DE LA SEÑORA D" (Spanish Edition)


Reseña de:
“Las Locas, Locas Aventuras de la Señora D”:


Contarles de qué tratan las aventuras de esta señora, no es tan simple como podría suponerse. Hay quienes llevados por emociones y sentimientos tenebrosos, han osado decir a los cuatro vientos 
que se trata de mi Alter Ego. A todos ellos les digo que he de enjuiciarlos por difamación y calumnias!, (sonrisas).  


En lo personal, mientras escribo estas aventuras, mis manos se mueven solas, 
apenas pienso en lo que estoy escribiendo, recién cuando leo aquello que relato, me entero de lo que ocurre, y es justo el momento cuando surgen mis carcajadas más espontáneas. 


La verdad, me alegra la vida contar tantas locuras. ¿A quién no le gusta trabajar pasándola tan bien?. Estoy segura que lo disfrutarán mucho, tanto como yo al crearlas, y sé que lo van a recomendar.


Como todas estas aventuras me salen tan fácilmente, - entre nosotros me
pregunto - hasta qué punto tendrán razón los irreverentes que me imputan semejante cargo.


Amazon.com - Amazon.es




"LAS LOCAS, LOCAS AVENTURAS DE LA SEÑORA D" VOLUMEN I(Spanish Edition) [Kindle Edition]





Reseña de:
“Las Locas, Locas Aventuras de la Señora D” VOLUMEN II :


El presente libro está dedicado especialmente, a todos aquellos que se entretuvieron tanto con el primer volumen de la serie. En realidad son quienes me motivan e impulsan para seguir relatando estas aventuras tan locas - amén de que me encanta escribirlas - . Desde luego si aún no conoce a la famosa señora D, y quiere comenzar por el volumen II ningún problema acontecerá, dado que al libro lo conforman cuentos individuales, comienzan y terminan en si mismos. 

A divertirse!!!

Amazon.com - Amazon.es

"El humor es la única forma seria de hablar en Venezuela"

 Miércoles, 25 de junio de 2014
Isla Presidencial
Nicolás Maduro en la serie La Isla Presidencial.
"El que cree que entiende Venezuela debe ir al psicólogo, porque tiene problemas de la cabeza", dice el humorista y politólogo venezolano Laureano Márquez.
Se refiere a una realidad a la que muchos nos enfrentamos a diario en Venezuela: este país, por mucho que uno intente, es incomprensible. E inexplicable.

Y para explicar esas contradicciones, sostiene Márquez, "la única herramienta que nos queda es el humor".
Es el país con las reservas de petróleo más grandes del mundo, pero no hay papel higiénico. Es a su vez uno de los países más caros y más baratos del planeta. Y es un país donde, a pesar de las adversidades, la gente se sigue riendo.
El humor político en Venezuela, que tiene una rica e histórica tradición de contradecir a los gobiernos, ha ido perdiendo espacios en los medios masivos de comunicación durante los últimos años.
Muchos creen que la razón de esa pérdida es que el gobierno tiene una ingeniosa estrategia para censurar a quienes disienten.

El presidente, Nicolás Maduro, niega que haya dicha política y mantiene que en Venezuela hay libertad de expresión.
Sin embargo, para otros venezolanos de oposición eso es como un chiste. "Un chiste malo", dice Márquez, que añade: "Cuando las libertades se ven amenazadas, el único refugio de libertad que queda es el humor".
"Y en este momento", asegura el también columnista de opinión, "el humor es la única forma seria de hablar en Venezuela".

El caso Chataing

Hace dos semanas la polémica sobre la censura en los medios de comunicación se reavivó con la salida del aire del programa del humorista Luis Chataing en la cadena privada Televén.
Su partida fue interpretada como una medida de censura del gobierno, que según algunos ha comprado a través de terceros las más grandes cadenas del país, como Globovisión y Venevisión.
Caricatura de Roberto Weil
Maduro y el diálogo con la oposición en una caricatura de Roberto Weil.
Maduro negó las acusaciones e incluso le ofreció un programa a Chataing en el canal de las Fuerzas Armadas.
Por su parte, la ministra de Comunicaciones, Delcy Rodríguez, dijo que "Chataing pretende achacar al Gobierno Bolivariano su despido de Televen sin pasearse por sus malos chistes y conflictivo historial".
Pocos, sin embargo, se creyeron que un hombre que tiene 3 millones de seguidores en Twitter -un millón más que Maduro- salió del aire por malo.
Pero la pregunta, más allá del caso de Chataing, es qué pueden hacer los humoristas para trabajar en un país que, si bien necesita del humor, parece tener un gobierno que no lo tolera.

¿Auge?

Rolando Salazar
Rolando Salazar dice que el humor es "una narración de los dramas de todos los días".
Las dificultades para los humoristas no son nuevas. En 2007, cuando el gobierno no renovó la concesión del canal privado RCTV, el programa de humor político que hoy más recuerdan los venezolanos salió del aire: Radio Rochela.
Pero a pesar de esta situación, el humor en Venezuela se ha mantenido no solo vigente, sino relevante.
Los humoristas que hablaron con BBC Mundo coinciden en que, entre más grave la crisis del país, más argumentos tienen. Y sentencian: el humor no es para escapar de la crisis, sino para entenderla.
"Del 2000 para acá, la gente que sabe -la gente a la que uno le cree- se han ido cayendo y perdiendo importancia, y el humor se ha convertido en la forma de entender lo que está pasando", dice el caricaturista del diarioTal Cual, Roberto Weil.

Internet y teatro

Sin embargo, los humoristas se quejan de que sus actos se tienen que reducir a plataformas que no son masivas en Venezuela, como internet y el teatro, porque los medios grandes -dicen- han sido "cooptados por el gobierno".
Juan Andrés Ravell, director de la paródica página de noticias El Chigüire Bipolar, admite que la revolución bolivariana ha sido una inspiración para él y sus colegas.
Ejemplo de ello son dos otras publicaciones suyas en internet: Isla Presidencial, una serie animada, y Pero Tenemos Patria, un informativo satírico.
Sin embargo, Ravell dice que internet es una plataforma limitada porque solo llega al 30% de la población. "Y expandirse a televisión o radio, que son mucho más masivos, es imposible", asegura.
"Lo que hacíamos con Chávez ya no lo podemos hacer con Maduro", señala. "Este presidente (Maduro) parece un poco inseguro de sí mismo".
Y añade: "Yo antes pensaba que nadie iba a terminar en la cárcel por decir su opinión, pero ahora que hay gente en la cárcel por eso, se siente algo de incertidumbre".

Humor en serio

Laureano Márquez
Laureano Márquez recibió en 2010 el Premio a la Libertad de Prensa del Comité para la Protección de Periodistas.
Otra coincidencia entre estos humoristas políticos venezolanos es que hablan en serio: no echan cuentos graciosos, sino relatan la realidad. Que en Venezuela resulta ser divertida la mayoría de las veces.
Weil, por ejemplo, dice que desde el 2000 sus caricaturas dejaron de ser chistes: "A medida que la situación se fue poniendo peor, más angustiosa, volví mis caricaturas una reflexión de lo que veo y lo que siento".
Algo que comparte Rolando Salazar, conocido como el mejor imitador de personajes políticos en Venezuela: "El humor no es una propuesta de entretenimiento, sino una manera de narrar el drama que vivimos a diario".

Sus imitaciones, más que burlonas, son narraciones de lo que pasa: una de ellas es, por ejemplo, aquella alocución del fallecido presidente Hugo Chávez en la que contó por televisión, en medio de risas, sus peripecias durante la inauguración de un túnel en 2006, ocasión en que la estaba afectado por una diarrea.
Según Márquez, "una cosa son los chistes, con los que te olvidas de la realidad, y otra el humor, que es sobre la realidad".
Márquez suele compartir escenario con el analista político y económico más famoso (y, para muchos, de los más serios) del país: Luis Vicente León. En el show, que se presenta en teatros del país, analizan la realidad nacional en clave de humor.
"Yo siento que el humor es una especie de estrategia para poner en la mente de los venezolanos la necesidad de cambiar", dice León.
Y concluye: "Esa es una gran oportunidad, porque la gente, cuando se ríe, no sólo abre la boca, sino que abre algo mucho más importante: la mente".

Lloremos, pero de risa

En tiempos en que el ingenio desborda las redes sociales, los libros de humor se multiplican


ILUSTRACIÓN DE MIGUEL BRIEVA.
Esta página debería empezar con un chiste, pero empieza con una definición, dos definiciones. La primera: “Humor: facultad de parodiar las propias convicciones, o sea, de pensar”. La segunda: “Crisis: periodo trágicamente fértil”. Su autor es el hispanoargentino Andrés Neuman, que ha recogido en Barbarismos (Páginas de Espuma) casi mil palabras pasadas por el ingenio y ordenadas alfabéticamente, como si Gómez de la Serna hubiera completado elDiccionario de tópicos de Flaubert. Cuentan que Heinrich Heine, poeta alemán, hombre serio, dijo en su lecho de muerte: “Dios me perdonará, es su oficio”. Antes había dicho que “después del llanto más sublime acaba uno por sonarse”, y ése parece el estado de ánimo de una multitud de autores empeñados en que el rechinar de dientes de la crisis no sea incompatible con reír a mandíbula batiente. En tiempos en que un informativo satírico comoEl Intermedio (La Sexta) saca medio millón de espectadores al Telediario de la noche y en los que basta la metedura de pata de un político machista o la abdicación de un rey para que las redes sociales se llenen al minuto de comentarios jocosos y juegos de palabras, la literatura de humor ha ido ganando espacio, es decir, ampliando el cultivado durante años por escritores como Eduardo Mendoza, Juan José Millás, Antonio Orejudo o Juan Aparicio Belmonte. Mientras las recopilaciones de monólogos o de viñetas firmados por cómicos de la tele son ya casi un género literario y veteranos como Forges o El Roto siguen publicando libros regularmente, varias editoriales explotan la vena humorística. La Conjura de la Risa se llama, precisamente, la colección que acaba de lanzar Anagrama con obras de John Kennedy Toole, Tom Sharpe, Arto Paasilinna o Alan Bennet. Entretanto, Blackie Books, lleva tiempo recuperando la narrativa de Enrique Jardiel Poncela, cuya Poesía completa publicó meses atrás el sello Hiperión. Por otro lado, el compositor Benet Casablancas acaba de reeditar El humor en la música (Galaxia Gutenberg) y hasta el último premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades, con autores como María Zambrano y Umberto Eco en el palmarés, ha ido a parar este año a un dibujante, Quino.
 ¿Son las crisis para el humor esos periodos “trágicamente fértiles” de la definición de Neuman? ¿Funciona mejor en tiempos revueltos? El historiador argentino José Emilio Burucúa, autor del ensayo La imagen y la risa, evoca el latino castigat ridendo mores (corrige las costumbres riendo) para concluir que “los revoltijos sociales multiplican la producción de obras satíricas”. Con todo, cuenta que en la Argentina actual no hay revistas de ese cariz como Le Canard Enchaîné en Francia o Mongolia y El Mundo Today en España: “Paradójicamente, sí las hubo en las peores épocas de la derecha peronista y de la dictadura militar. Fueron famosas Satiricón y, sobre todo, Humor que, con gran calidad, se atrevió a ironizar hasta sobre la tortura ya en 1979”. Y apunta el nombre de dos columnistas satíricos actuales: “Uno en La Nación de los sábados (Carlos Reymundo Roberts) y otro en la revista dominical Perfil (Alejandro Borenstein); sus burlas contra el Gobierno son francamente desopilantes”. La mexicana Bárbara Jacobs responde a la misma pregunta con otra pregunta: “¿Ha habido tiempos no revueltos política y socialmente?”. Narradora y ensayista, Jacobs escribió con su marido —el cáustico Augusto Monterroso, fallecido en 2003— una célebre Antología del cuento triste, pero se licenció en Psicología en 1979 con una tesis titulada La risa. Veinte años después convirtió esa tesis en el ensayo Nin reír. Ambos le sirvieron para concluir que “nunca ha faltado el autor satírico que, aun a riesgo de su vida, puntualizara con su navaja particular la revoltura política y social de su tiempo”.


Dibujo de Raúl Cimas para su libro 'Demasiada pasión por lo suyo' (Blackie Books).
De la sátira y sus riesgos algo sabe el chileno Patricio Fernández, que en 1998 fundó con un grupo de amigos el semanario The Clinic, hoy una referencia en América Latina. La revista, cuyas páginas han ocupado autores como Nicanor Parra, Pedro Lemebel o Rafael Gumucio, no nació como tal sino como un panfleto para “festejar” ladetención de Pinochet en una clínica de Londres, de ahí su nombre. “Y más todavía”, añade Fernández, “para molestar a sus defensores y herederos”. Ni que decir tiene que se molestaron: “Recibimos amenazas de bomba e incluso a mí me golpeó por ahí un insigne pinochetista. El giro que hizo The Clinic fue responder a la barbarie dictatorial con sátiras y sarcasmos en lugar de con gritos de rabia”. ¿Cuándo se dieron cuenta de que habían dado en el clavo? “Cuando descubrí que los hijos de los pinochetistas también se reían con nuestras burlas en la cara misma de sus padres, y hasta algunos de esos padres cuando nadie más los veía”. Para Fernández, en tiempos agitados es cuando el humor muestra toda su fuerza corrosiva: “A fin de cuentas, es la voz de la duda. Su mensaje de fondo es que nada es enteramente lo que creemos y que siempre pervive un resto de absurdo capaz de recordarnos que jamás la tragedia es completa ni ninguna verdad enteramente sagrada. Es un bálsamo democrático capaz de disolver las jerarquías con una eficacia mayor que la de cualquier fusil revolucionario”.
De lleno en la crisis española, Jordi Costa, responsable de la antologíaUna risa nueva. Posthumor, parodias y otras mutaciones de la comedia (Nausícaä), abunda en la idea: “Tiempos duros invitan a carcajadas fuertes. Cuando la realidad se degrada, la risa se convierte en un arma”. Un arma que se dispara cada día con un estímulo diferente. “Por eso es difícil impedir que se hagan chistes sobre el tema del momento”, dice refiriéndose a la reciente retirada de una portada de la revista El Jueves dedicada a la abdicación del Rey: “No ha sido un veto del poder, sino autocensura empresarial antes de que pasara nada, pero en estos días es imposible no bromear sobre la Corona”.

“Ocho apellidos vascos’ es graciosa y desdramatiza, pero llega 20 años tarde”, sostiene la escritora
y académica Carme Riera
Una demostración de que el humor depende del tiempo —el tema del momento— y del espacio es la movilidad de los tabúes sobre los que actúa. Carme Riera, narradora en catalán, académica de la RAE y profesora de la Universidad de Barcelona, señala dos de esos tabúes: el nacionalismo y los calvos. ¿Los calvos? “Sí, los hombres calvos”, insiste. “Si haces un chiste delante de uno se molesta. Igual que si haces una caricatura de Cataluña o Andalucía delante de un catalán o un andaluz”. Sabe de qué habla. En 2009 publicó la novela Con ojos americanos (Bruguera), una ácida visión de la realidad catalana vista por un estudiante estadounidense de paso por la Ciudad Condal. Aquella incursión humorística de la escritora mallorquina puso, cuenta ella, “de muy mal humor” a los nacionalistas. “Hubo quien dijo que eran lectores míos, pero que dejaban de serlo. Así son los nacionalismos, el catalán, el español y todos”. Un filón, por cierto, que explotan tanto Javier Pérez Andújar en la novela (con vodevil)Catalanes todos (Tusquets) como Javier Traité en Historia torcida de España (Principal de los Libros).
Si la caricatura identitaria ha tenido expresiones televisivas comoPolònia (Cataluña), Vaya semanita (País Vasco) u Oregón Televisión(Aragón) ha sido su traducción cinematográfica la que ha marcado un hito con Ocho apellidos vascos, la película de Emilio Martínez Lázaro, la más taquillera del cine español. Carme Riera, sin embargo, tiene sus reservas: “No pasará a la historia del cine. Es graciosa y desdramatiza, pero llega 20 años tarde”. Autora del ensayo El ‘Quijote’ desde el nacionalismo catalán, en torno al Tercer Centenario, Riera advierte del riesgo de ceñirse al “tema del momento”: la caducidad. “Hay que elevar la anécdota a categoría”. ¿Un ejemplo? “Obviamente, el Quijote. Lo curioso es que en su época se leyó como un libro de risa, pero su prestigio le viene de que los románticos los leyeron como una obra seria, triste”.

“Somos nuestro sentido del humor y no una esencia profunda. Todos llevamos un payaso dentro”, afirma el cineasta Álex de la Iglesia
Es imposible hablar del humor en español sin hablar de Cervantes y sin que surja una pregunta: ¿por qué en una tradición literaria dada a lo chusco el humor tiene poco pedigrí? Bárbara Jacobs es categórica: “La gente toma en serio lo que no entiende y a la ligera lo que le llega al alma. Es un mecanismo de defensa clásico”. Del mismo hilo —defensa y ataque— tira el director de cine Álex de la Iglesia, que acaba de publicar su segunda novela, Recuérdame que te odie(Planeta): “El humor es un disolvente, un arma. Si alguien no te toma en serio tienes que poner más ahínco en defender tus argumentos. En el cristianismo el dolor está muy valorado y el humor no se considera una categoría sino un estado de ánimo. Para mí, sin embargo, es un método de conocimiento. Somos nuestro sentido del humor y no una esencia profunda. Todos llevamos un payaso dentro”. Para el director de Las brujas de Zugarramurdi, el humor tiene además un efecto incontrolable: “El gag tiene una estructura matemática. Te ríes o no, sin tiempo de pensar si te gusta”. Uno de sus referentes, confiesa el cineasta, es Enrique Jardiel Poncela: “Me obsesiona. No se le ha tomado en serio porque parece que en sus obras no hay nada debajo; lo que no hay es moraleja”.
Según el crítico Jordi Costa, vivimos una recuperación de Jardielasociada a un cambio de sensibilidad en los cómicos y en los lectores. No es casual que José María Merino feche su prólogo a los citadosBarbarismos de Neuman el 18 de febrero, aniversario de la muerte del “Gran Maestre del Sarcasmo”. “Ahora se le ve como un adelantado a su tiempo, sofisticado y cosmopolita”, explica Costa. “Durante años, asociado al franquismo, lo minusvaloraron, pero si lo lees sin prejuicios descubres que las suyas son novelas posmodernas que armonizan experimentación y sentido del espectáculo”.


Autorretrato de Joaquín Reyes.
A algunas de esas formas de vanguardia espectacular las ha bautizado Jordi Costa como poshumor, un género que no busca tanto la risa como el desconcierto y entre cuyos representantes estarían los cómicos de la generación chanante (con Joaquín Reyes a la cabeza) y el ultrashowman Miguel Noguera, que alternan los libros con el escenario o la televisión y que, de ponerse solemnes —muchos pasaron por Bellas Artes—, terminarían en la Documenta de Kassel. Si las imitaciones de los primeros no buscan mimetizarse con el imitado, sino caricaturizar su discurso —que no su voz: todos hablan con acento manchego—, el segundo trabaja con chistes que no terminan de construirse. “Todo chiste”, explica Costa, “tiene planteamiento, nudo y desenlace. Los de Noguera —texto, imagen— presentan la idea chocante desnuda”. “No es un trabajo de ingenio, es un registro de visiones sobrevenidas que han tenido la suerte de caer en gracia a una parte del público”, escribe Noguera en el recienteMejor que vivir (Blackie Books). Entre ese público están, por ejemplo, los príncipes de Asturias, que hace unos meses acudieron a uno de sus delirantes ultrashows. Antes los reyes iban a los toros.




En su prólogo a La risa os hará libres (Planeta), una especie de cara B gamberra de los ensayos de Montaigne firmada por Dani Mateo (El Intermedio / Yu: no te pierdas nada), Javier Cansado —que hace doblete como prologuista en Demasiada pasión por lo suyo (Blackie Books), del chanante Raúl Cimas— recuerda con justicia que si no hubiera sido por cómicos como él todavía estaríamos con los chistes de Lepe. Fogueado en el monólogo —género al que Edu Galán acaba de dedicar el ensayo Morir de pie (Rema y Vive)—, Dani Mateo se pregunta cómo será el humor que viene: “Faemino y Cansado, Wyoming o Pablo Carbonell salieron en un tiempo muy festivo, los ochenta. Nosotros, también, a finales de los noventa. Tal y como están las cosas, no sé si habrá recambio. Tengo mucha curiosidad: veo a chavales en Internet haciendo cosas que no acabo de entender, pero que tienen cientos de miles de visitas. Igual en lugar de cómicos salen artistas conceptuales tirándose sangre por la cabeza”. Recién terminada en la Feria del Libro su sesión de firmas (y de fotos con móvil), Mateo concluye: “El éxito de El Intermedio demuestra que incluso en las peores circunstancias la gente necesita reír”.
Y de paso señala que, también fuera de las redes sociales el espectador prefiere corrosión a guante blanco. “Es cierto, vamos muy sin filtro”, dice. ¿Dónde está pues —tema eterno— el límite del humor? “El límite del humor es cuando deja de hacer reír”, argumenta Mateo. “Yo lo plantearía al revés, ¿dónde está el límite de la seriedad? El humor o tiene una función terapéutica o no sirve. Soy fan de los humoristas que me incomodan. Si no molesta a nadie es insuficiente”. Jordi Costa recuerda que la comedia es muy difícil de reglamentar, pero que existen temas que piden cuarentena dependiendo del umbral de tolerancia de cada uno: “Después del 11-S aparecieron muchas imágenes trucadas con las Torres Gemelas, pero a Gilbert Gottfried, el primer cómico que se atrevió a hacer un chiste sobre el tema, lo vapulearon. ¿Bromear es un impulso inevitable? No son los mismos comentarios escalofriantes que se leyeron en Twitter cuando mataron a la presidenta del PP de León que cuando la abdicación del Rey, que casi pide a gritos que el chiste sea inmediato. Tal vez el límite sea el dolor ajeno. Es cosa de tu propia conciencia”.
Acostumbrado a lidiar con la conciencia cada vez que plantea una entrega de The Clinic, Patricio Fernández argumenta que los que quieren poner fronteras al humor son aquellos —“reyes y sacerdotes”— que “dependen de ser tomados en serio para volver efectiva su fuerza”. “Aquello que no es para la risa”, dice el periodista chileno, “es el dolor del prójimo, salvo, claro, que ese otro también se ría con nosotros”. Dicho esto, matiza: “Existe el humor escapista, el chiste fácil e incluso el chiste cruel y bárbaro. Todos hemos visto en películas a los nazis riéndose de una víctima. El que se ríe del débil es un cobarde. La sátira, más bien, apunta a desarmar al poderoso, a mostrar al rey desnudo. En todo caso, son territorios difícilmente pontificables, porque desde el momento en que uno se pone a dictar cátedras al respecto, se abre una fisura de duda y el humor vuelve a encontrar tierra fértil para cultivar sus plantas venenosas”.

jueves, 26 de junio de 2014

La increíble historia del carnet permanente de conducir en México

 Miércoles, 25 de junio de 2014
Carnet permanente de conducir en Ciudad de México. Foto: BBC
Existen unos cuatro millones de licencias permanentes de conducir como ésta en la capital mexicana.
Es verde con letras y otros símbolos en color azul. En la parte superior aparece el nombre oficial del país, Estados Unidos Mexicanos, el escudo nacional y un poco más abajo el verdadero tesoro de este gastado carnet de conducir: su vigencia, dice con letras rojas, es permanente.
Hay unos cuatro millones de estos documentos sólo en Ciudad de México, que tiene un parque vehicular mayor a cinco millones de automóviles. Quienes cuentan con este carnet no necesitan acreditar ante las autoridades que aún son capaces de conducir, o que están pendientes de las modificaciones al reglamento de vialidad.
El problema, sin embargo, es que muchos de quienes cuentan con esta licencia la obtuvieron… sin haber conducido jamás un automóvil. En la capital de México sólo es necesario pagar los derechos por el trámite de expedición del carnet para estar autorizado a conducir un vehículo.
A diferencia de otras ciudades del país en el Distrito Federal no se realiza ninguna prueba a los solicitantes de licencia, y en algunas ocasiones ni siquiera se acredita su capacidad física para obtenerla.
Hace unos años, por ejemplo, el diario Reforma hizo el trámite para conseguir uno de estos documentos a nombre de una persona invidente. El escándalo obligó a la alcaldía a una mayor supervisión del trámite, pero mantuvo su política de entregar licencias sin exámenes previos. Organizaciones civiles aseguran que esta práctica es causa de accidentes viales.
Una estrategia que puede cambiar pronto: el año pasado anunció que a partir de este 2014 aplicaría exámenes de manejo y conocimiento del reglamento vial para renovar o entregar licencias nuevas. Pero este programa aún no es aplicado.

Ventajas y desventajas

"Se requiere un comprobante de domicilio, el pago y una identificación oficial. Esto es lo único que se solicita"
Rocío Barrera, secretaría de Transportes y Vialidad
La ventaja de contar con un carnet permanente de conducir es que pueden obviarse los trámites burocráticos para su renovación, además que sólo se paga una vez por el documento.
Pero también tiene sus desventajas, sobre todo cuando se pretende rentar un automóvil fuera de México. La vigencia del permiso despierta suspicacias, y en más de una ocasión es imposible arrendar el vehículo por la desconfianza sobre un documento que no se renueva.
Y también por la posibilidad de que el portador no sepa conducir o que no se haya sometido a pruebas para acreditar su manejo adecuado de un vehículo.
España es una de estas posibilidades. En ese país no son válidos los permisos cuyo titular no haya superado los exámenes sobre sus aptitudes psicofísicas, además de conocer el reglamento interno de vialidad.
Los problemas, entonces, pueden ser mayores a los beneficios gracias a que México es de los pocos países que conservan las licencias permanentes de conducir.
En Colombia, por ejemplo, el carnet debe renovarse cada diez años; en Dubai se expide una licencia de tipo permanente pero quienes la poseen deben renovarla una vez cada década.

¿Exámenes?

Automóvil de una escuela de manejo en Ciudad de México. Foto: AFP/Getty
En la capital mexicana no se aplican exámenes de manejo para otorgar una licencia de conducir.
El requisito de realizar exámenes para obtener una licencia de manejo en Ciudad de México se cancelaron como una forma de evitar la corrupción, según reconoció en su momento la alcaldía de la capital.
De hecho el proceso se inició desde 1996, cuando se eliminó la condición de superar pruebas médicas para realizar el trámite, y después en 2003 se establecieron sólo requisitos administrativos para obtener el documento.
El siguiente año se estableció la vigencia permanente que fue eliminada, legalmente, el 31 de diciembre de 2013 cuando volvió el requisito de realizar exámenes de manejo, vista y conocimiento de las leyes de tránsito.
Pero eso no significa que los poseedores del carnet permanente deban cumplir el trámite. Rocío Barrera, directora de regulación de la Secretaría de Transportes y Vialidad de la capital reconoce que no se puede obligar a estos conductores a que se sometan a exámenes de manejo, aunque estudian la posibilidad de ofrecerles un estímulo para que los realicen.
Actualmente el procedimiento para obtener el permiso es aún muy fácil. "Se requiere un comprobante de domicilio, el pago y una identificación oficial. Esto es lo único que se solicita", indica la funcionaria.
Mientras las licencias permanentes seguirán en uso por tiempo indefinido, pues legalmente quienes las tengan ahora y la extravíen tienen derecho a obtener un nuevo carnet con la misma vigencia del anterior.

Beat Keeping in a California Sea Lion (Ronan) No sólo los humanos bailamos!


No sólo los humanos bailamos

Tampoco somos la única especie que pueden consolar a un congénere.

Los humanos no son los únicos que tienen sentido del ritmo: los bonobos y los leones marinos también son capaces de marcar el compás, dos excepciones en el mundo animal que podrían ayudar a comprender mejor cómo evolucionó nuestro sentido musical en la historia.
El hecho de escuchar o de sentir un ritmo musical implica la participación de numerosas regiones del cerebro y esta capacidad compleja parece ser única para el hombre y algunas otras especies", explicóAniruddh Patel, profesor adjunto de psicología de la Universidad Tuft en Boston, en la conferencia anual de la Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia (AAAS) que tuvo lugar en Chicago (norte de Estados Unidos) el fin de semana.
Patricia Gray, profesora de la Universidad de Carolina del Norte, relató haber sido sorprendida por un bonobo hace algo más de una década.
Estaba golpeando mecánicamente una vitrina de un zoo cuando el simio que se encontraba al otro lado del cristal respondió a su ritmo, afirmó en una conferencia de prensa.
Intrigada, ella golpeó más rápidamente y el bonobo la siguió poniéndose incluso de espaldas para golpear también sobre el cristal, con sus dedos del pie, tras haber obtenido una golosina.
Pensé entonces que debíamos estudiar más de cerca cuestiones muy interesantes”, prosiguió la científica, que continúa desde entonces trabajando con bonobos, un animal con el que los humanos comparten 98.7% de su ADN.
Los bonobos son extremadamente sensibles a los sonidos", indicó, explicando haber enseñado a estos animales a marcar el compás en una batería.
Al ritmo de Backstreet Boys
Desde que tuvo lugar este descubrimiento, otras dos especies animales muy diferentes también han revelado una sorprendente capacidad de sincronizar sus movimientos de manera real con el ritmo de la música.
Se trata de cacatúas que bailan al ritmo de Backstreet Boys y de un lobo marino cuya canción favorita es "Boogie Wonderland", el éxito del grupo de funk Earth Wind and Fire.
Todos los científicos, incluido yo, hemos estado intrigados por la capacidad de las cacatúas para bailar al ritmo y me di cuenta que nadie había intentado jamás ver si un animal más allá de un papagayo tenía la misma facultad", explicó Peter Cook, un investigador de la Universidad de California que descubrió al lobo marino llamado Ronan.
Me decía que instruir a un mamífero a seguir el ritmo de la música debía ser sin embargo difícil, peroRonan parece ser un sujeto ideal" para este fin, añadió.
El investigador enseñó al lobo marino a balancear su cabeza al ritmo de los sonidos musicales y el animal también mostró que podía sincronizar sus movimientos con el ritmo de otros pedazos de música que no había escuchado antes.
Visto el éxito del lobo marino para seguir los nuevos ritmos tras su entrenamiento inicial, parecería que no le va a resultar muy difícil", prosiguió el investigador.
Este ejemplo sugiere que las capacidades musicales humanas podrían tener orígenes que compartirían con los animales, añadió.
Los científicos supusieron durante mucho tiempo que los animales estaban desprovistos de estas capacidades y los estudios realizados estos últimos años con nuevos métodos y especies abren nuevas perspectivas", estimó Peter Cook.
Finalmente Charles Darwin, el padre de la teoría de la evolución, podría tener razón cuando afirmaba que todas las criaturas son capaces de percibir y apreciar los ritmos musicales, una capacidad según él es común a todos los animales.
Pero los perros y otros animales no bailan, revela Edward Large, profesor de psicología de la Universidad de Connecticut.
Según él, la clave del sentido musical reside en la manera en que los circuitos cerebrales se coordinan al sincronizar los ritmos y cómo los ritmos propios del cerebro se armonizan con los de la música.
La capacidad de sincronizar los ritmos parece ser más un mecanismo de evolución utilizado de manera diferente según las especies y las circunstancias", valoró.
No es puro baile
En otro estudio publicado en la revista Peerj, revelaron que los elefantes asiáticos se consuelan y calman unos a otros con contacto físico y vocalizaciones cuando están angustiados.
Durante siglos, la gente ha observado que los elefantes parecen ser animales muy inteligentes y empáticos, pero, como científicos, teníamos que probarlo", señaló el autor del estudio, Joshua Plotnik, quien estudiaba en la Universidad Emory, en Atlanta (Georgia) cuando inició la investigación.
Entre los animales el consuelo es raro aunque existe una abundante evidencia empírica de comportamientos de confort, compañía y condolencia entre los simios mayores, los caninos y ciertos córvidos.
El coautor del estudio, el profesor de psicología Frans de Waal, quien dirige el Centro Nacional Yerkes de Investigación de Primates en Emory, anotó que "con sus fuertes vínculos sociales no es sorprendente que los elefantes muestren preocupación mutua".
Este estudio demuestra que los elefantes se estresan cuando ven a otros que sufren estrés, y se acercan para calmarlos en un gesto que no es muy diferente del de los chimpancés o los humanos que abrazan a alguien cuando está angustiado", añadió.
Plotnik, quien ahora trabaja en la Universidad Mahidol, de Tailandia, escribió que "los humanos son únicos de muchas formas, pero no tantas como creíamos".
Para este estudio los científicos observaron durante casi un año a 26 elefantes asiáticos cautivos en un campo para elefantes de 13 hectáreas en el norte de Tailandia, y registraron las instancias en las cuales un elefante mostró estrés y las reacciones de los elefantes cercanos.
Las instancias de estrés respondieron a causas que los científicos no pudieron determinar o a causas observables como el paso de un perro, una serpiente o algún otro animal, o la presencia de un elefante hostil.
Cuando un elefante se inquieta, sus orejas se extienden a los lados, la cola se yergue o se curva hacia arriba, y el animal emite un ruido de baja frecuencia, o como una trompeta", explicó Plotnik.
El estudio encontró que los elefantes cercanos se aproximaban al individuo estresado para un contacto físico directo más frecuente que el registrado durante los períodos de calma.
En un ejemplo típico un elefante se acerca al costado del animal estresado y usa su trompa para tocarle la cara o coloca su trompa en la boca del otro elefante.
Es una posición muy vulnerable porque puede ser mordido", señaló Plotnik. "Y el mensaje puede ser: 'Estoy aquí para ayudarte, no para lastimarte'", agregó.
Asimismo, los elefantes que respondieron al estrés mostraron una tendencia a las vocalizaciones con diferentes ruidos.

martes, 24 de junio de 2014

9 aprendizajes de los animales

Enumeramos algunas prácticas de la naturaleza que deberíamos seguir más.6 dormir





Desde tomar más siestas hasta no rendirse fácilmente.



¿Qué conocimiento podrían impartir las ballenas?, ¿Qué podrían enseñarnos los gatos? Pues más de lo que te imaginas de acuerdo con Macrina Cooper-White de The Huffington Post.
Los seres humanos tenemos cerebros extraordinarios y características únicas, sin embargo y aunque no lo creas, existen muchas cosas que los animales pueden enseñarnos. He aquí 9 aprendizajes de los animales

  1. Toma más siestas: Los gatos saben cómo echarse una pestaña, estas mascotas duermen entre 12 y 16 horas diarias, pero ¿por qué debemos  echarnos una siesta? Dormir un rato aumenta el estado de alerta, incrementa la creatividad, mejora el aprendizaje y la memoria entre otros beneficios.
     
  2. No descuides a tus amigos: ¿Sabías que los murciélagos también pasan tiempo con sus cuates? Y no sólo ellos, también los elefantes, los delfines, los caballos, las hienas, los chimpancés e incluso las cucarachasno pueden vivir sin sus amigos. Algunos de los animales hacen amistades de por vida, como las ballenas hembra jorobadas que se reencuentran con sus amigas cada verano.

    Pero, ¿por qué los animales y los seres humanos tenemos amigos? Porque es un situación ventajosa, evolutivamente hablando. Además, los estudios demuestran que la vida social reduce el estrés, aumenta la vida útil y mejora las capacidades de reproducción.
     
  3.  Vuélvete adicto al ejercicio: El ejercicio tiene muchos beneficios saludables para el cuerpo e incluso, el cerebro.  Asimismo, se reduce el estrés, se mejora el sueño, se alivia la depresión, se aumentan el aprendizaje, se controla el peso y se reduce el riesgo de muchas otras enfermedades.

    Si tú eres de esos que les da flojera ir al gimnasio, observa e inspírate en los animales.  Por ejemplo, los ratones aman el ejercicio y experimentan ansiedad cuando se les quitan sus ruedas. Los perros de trineo como los husky, malamute o samoyedo, corren cerca de 1,150 millas en un periodo de entre 10 y 17 días. Bueno, siendo honesto,  tal vez esto sea demasiado, pero sacar a “Fido” a caminar también puede ser una excelente manera de ejercitarnos. Si no lo crees, un estudio reveló recientemente que las personas que sacaban a sus perros a caminar tenían 34%  más de posibilidades de alcanzar sus objetivos en cuestiones de peso y salud.
     
  4. Ama aprender: A veces, la última cosa que quieres hacer es abrir un libro, pero estudios realizados al cerebro humano han demostrado que estamos programados para sentir gratificación al aprender cosas nuevas. Tanto los monos como las vacas sienten lo mismo; por ejemplo, los becerros se entusiasman acerca de sus logros ya que sus ritmos cardíacos suben y se mueven con mayor rapidez después de mejorar una tarea, de acuerdo con un estudio de la Universidad de Cambridge.
     
  5.  Juega limpio : No siempre es fácil distinguir el bien del mal, sin embargo, los biólogos dicen que el juego limpio ayuda a los animales, y a los humanos, a sobrevivir. El trabajo en equipo impulsa el desarrollo físico y cognitivo y establece reglas para que la sociedad pueda florecer. Cuando los perros juegan, tienen un sentido de la moral  que sigue su propio "código de conducta canina".
     
  6. Comparte y aprende de los demás : Es fácil atorarse cuando buscamos obtener un objetivo personal, no obstante, algunas especies nos recuerdan la importancia del intercambio de información.

    "Nuestro estudio muestra realmente cómo la transmisión cultural es fundamental en las poblaciones deballenas jorobadas - no sólo aprenden de sus famosas canciones entre sí, sino que también aprenden técnicas de alimentación que les permitan amortiguar los efectos del cambio de la ecología", afirmó  el profesor de biología, Lucas Rendell, de la Universidad de St. Andrews.
     
  7. ¡Cálmate! : Cuántas veces te preguntas a ti mismo: “¿a dónde se fue todo el tiempo?, ¿Cómo es que ya es tan tarde?” Pues las aves y los insectos nunca tienen este problema porque su vida pasa en cámara lenta. Así, tienen la capacidad de procesar información visual a cada momento y defenderse del ataque de algún depredador.

    Investigaciones han demostrado que los atletas de élite pueden percibir el tiempo de forma más lenta durante un juego. Prestarle atención al presente puede servir para “retrasar el reloj”, además estudios vinculan la atención con beneficios preciosos para la salud.
     
  8. Sé empático: Los perros consuelan a una persona si está triste, la conozcan o no. Un estudio demostró que los canes responden y cambian su humor si una persona está llorando, ellos lamen y presionan su nariz en sus dueños o en los extraños indiscriminadamente.
     
  9. No te rindas fácilmente: ¿Estás cansado y necesitas inspiración para seguir adelante? Piensa en el salmón. Este pez nada miles de kilómetros agua arriba, contra la corriente, sólo para regresar a su lugar de nacimiento y para que la siguiente generación vea la luz. Si estos animales pueden hacer esta tarea casi imposible, seguro que tú también puedes.