The Daily Puppy

Se ha producido un error en este gadget.

jueves, 26 de diciembre de 2013

¿Quieren otra muerte más?, ¿hasta cuándo torturaremos a los animales?

En Mendoza, refrescan a manguerazos al único oso polar del país

Arturo, el único animal de su especie que vive en la Argentina sufre el sofocante calor mendocino; varias entidades ecológicas piden que sea trasladado

 
 
Arturo, con 28 años de vida y 20 de cautiverio, sufre el calor mendocino que sobrepasa los 30 grados. Foto: Archivo 
 
Arturo, con 28 años de vida y 20 de cautiverio, sufre el calor mendocino que sobrepasa los 30 grados. Foto: Archivo
En medio de la ola de calor que vive gran parte de la Argentina, hay un habitante delZoológico de Mendoza que la sufre más que cualquier otro animal de allí.
Arturo es el último oso polar, en cautiverio en Argentina y vive en el zoo de Mendoza. Desde hace varios año y especialmente en 2013, luego de la muerte del oso polar Winner en elZoológico de la Ciudad de Buenos Aires en la Navidad de 2012, producto del calor y los fuegos artificiales que estresaron al animal, distintas agrupaciones ecologistas piden que sea trasladado para evitar su sufrimiento y posible muerte.
En los últimos meses, varias organizaciones denunciaron también el maltrato y que el animal se está muriendo a causa de las altas temperaturas que debe soportar en la época estival, mientras que se anunció en septiembre la futura observación del animal por parte de autoridades canadienses.
Eco Lógicos Unidos es la asociación que denunció ante organismos nacionales las malas condiciones en las que se encuentra el animal polar, aseguran que Arturo "está muy mal" por residir fuera de su hábitat natural, en una zona desértica como Mendoza.
El animal vive en el zoo de Mendoza hace 20 años y debe soportar en verano temperaturas de entre 38 y 40 grados, aunque las autoridades también le han puesto aire acondicionado en la cueva donde duerme.
Las autoridades del zoológico mendocino rechazaron la opción de trasladarlo al Centro de Conservación de Osos Polares de Winnipeg, en Canadá, argumentando altos costos económicos y que las temperaturas a las que debería vivir el animal sería similares a las de la provincia cuyana.
Uno de los encargados del zoo, Germán Marcón, sostuvo: "El parque donde quieren llevar a Arturo tiene temperaturas bastante altas de entre 33 y 34 grados. Acá, en el dormitorio tiene aire acondicionado y hay que sacarle la idea a la gente que Canadá es todo hielo".
Dado el interés de la opinión pública en el tema, se instalaron cámaras de video para que las personas puedan ver por Internet cómo es el recinto, con la temperatura adecuada, media sombra y agua para refrescarse.

VERANO SOFOCANTE

En Youtube, se muestran los videos donde se exponen los inconvenientes diarios que padece el oso polar: en uno, filmado a fines de noviembre, se puede observar al animal acostado tras unas rejas en su pequeño dormitorio, en búsqueda de mitigar el bochornoso calor mendocino.
Mientras que en otro video difundido hace una semana, se puede ver como Arturo no puede sumergirse por completo en la pequeña pileta, por lo que los asistentes deben rociarlo de agua con una manguera.
Por su parte, la dirigencia del zoológico mendocino adelantó que cambiarán las condiciones de Arturo con una mejora en la jaula, ampliación de la pileta y la reubicación de los dos aires acondicionados en el dormitorio.
Arturo es un ejemplar de 28 años, llegó joven a Mendoza en 1983 y los ambientalistas mendocinos temen que sufra la misma trágica suerte de Winner.
La Nación

No hay comentarios:

Publicar un comentario