The Daily Puppy

Se ha producido un error en este gadget.

sábado, 8 de octubre de 2011


Tres mujeres fueron galardonadas

Nobel de Paz para luchadoras

Por: Elespectador.com

La academia destacó la lucha pacífica contra la opresión y la injusticia de regímenes autoritarios.

Ellen Johnson-Sirleaf, Tawakul Karman y Leyla Gbowee. / AFPEllen Johnson-Sirleaf, Tawakul Karman y Leyla Gbowee. / AFP
La opositora yemení Tawakul Kerman, la presidenta de Liberia, Ellen Johnson-Sirleaf, y la activista liberiana por los derechos de la mujer, Leymah Gbowee, fueron las tres galardonadas ayer con el premio Nobel de la Paz. El Comité que hizo entrega del premio reconoció la lucha no violenta que ellas han librado en favor de la seguridad de las mujeres y de sus derechos a participar en procesos de paz en sus respectivos países.
En Yemen, una de las naciones donde más represiones han vivido los manifestantes de la primavera árabe, miles de mujeres salen a las calles para pedir la dimisión de su presidente Ali Abdalá Saleh. Entre ellas, Tawakul Kerman se destaca como un ícono de la oposición. Su lucha empezó antes de que estallaran las revueltas el 29 de enero. Desde 2007 Kerman era conocida por las manifestaciones que organizaba contra el gobierno. En 2006 y 2007 publicó artículos que anticipaban las revoluciones de este año, por lo que fue encarcelada.
Actualmente Kerman acampa en la Plaza Tahir de Saná, en pleno corazón de las protestas, junto a sus dos hijos. Pertenece al Partido de Reforma Islámica Al Islah, brazo político de los Hermanos Musulmanes y principal fuerza política opositora de Yemen. También coordina el Consejo de los Jóvenes de la Revolución Árabe y preside la organización Mujeres periodistas sin cadenas, que creó en 2005. Mientras la violencia incrementa a su alrededor y Yemen se aproxima a una guerra civil, Kerman se aferra a la lucha pacífica. Dedicó su reconocimiento a “a la sangre de los mártires y heridos” derramada en las revoluciones árabes y afirmó que seguirá su lucha “contra la opresión y la injusticia hasta que Saleh sea juzgado”.
Ellen Johnson Sirleaf se convirtió en la primerdad de las mujeres y de sus derechos a participar en procesos de paz en sus respectivos países.
En Yemen, una de las naciones donde más represiones han vivido los manifestantes de la primavera árabe, miles de mujeres salen a las calles para pedir la dimisión de su presidente Ali Abdalá Saleh. Entre ellas, Tawakul Kerman se destaca como un ícono de la oposición. Su lucha empezó antes de que estallaran las revueltas el 29 de enero. Desde 2007 Kerman era conocida por las manifestaciones que organizaba contra el gobierno. En 2006 y 2007 publicó artículos que anticipaban las revoluciones de este año, por lo que fue encarcelada.
Actualmente Kerman acampa en la Plaza Tahir de Saná, en pleno corazón de las protestas, junto a sus dos hijos. Pertenece al Partido de Reforma Islámica Al Islah, brazo político de los Hermanos Musulmanes y principal fuerza política opositora de Yemen. También coordina el Consejo de los Jóvenes de la Revolución Árabe y preside la organización Mujeres periodistas sin cadenas, que creó en 2005. Mientras la violencia incrementa a su alrededor y Yemen se aproxima a una guerra civil, Kerman se aferra a la lucha pacífica. Dedicó su reconocimiento a “a la sangre de los mártires y heridos” derramada en las revoluciones árabes y afirmó que seguirá su lucha “contra la opresión y la injusticia hasta que Saleh sea juzgado”.
Ellen Johnson Sirleaf se convirtió en la primera presidenta de África en 2006, cuando fue elegida mandataria de Liberia. Antes de su posesión ya era conocida como la luchadora que contribuyó al fin del conflicto armado y la caída del régimen del presidente que le precedió, Charles Taylor, y que ahora es juzgado por crímenes contra la Humanidad en un tribunal internacional.
Empezó a mostrarse como opositora desde 1985, cuando presentó su candidatura al senado con un discurso crítico hacia el régimen militar, por lo que fue encarcelada con una condena de diez años, aunque consiguió su libertad poco después de su detención. Ahora, a sus 72 años, Sirleaf es conocida como la ‘dama de hierro’ que ha puesto al país en la vía del desarrollo . Opta por una reelección en las elecciones del próximo martes.
La tercera ganadora del Nobel es la también liberiana Leyla Gbowee, de 39 años, quien lideró un movimiento pacifista de miles de liberianas de distintas religiones que pusieron fin a la guerra civil que devastó su país entre 1989 y 2003 y en la que murieron más de 200 mil personas. En junio de 2003 las activistas hicieron un cordón humano alrededor del edificio donde negociaban las partes del conflicto y no se movieron hasta que se le puso punto final a la guerra. Como resultado de su manifestación se dio el exilio de Charles Taylor y la elección de Jhonson Sirleaf como presidenta .
Las tres mujeres compartirán el premio de 10 millones de coronas suecas (1.100.000 euros). El presidente del Comité Nobel de Noruega, Thorbjoern Jagland, dijo que no se pueden alcanzar la democracia ni la paz duraderas hasta que las mujeres no obtengan las mismas oportunidades que los hombres para influir en el desarrollo social a todos los niveles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario