The Daily Puppy

Se ha producido un error en este gadget.

sábado, 23 de marzo de 2013



Cuando los perros comprenden más de lo que imaginamos…

Hay cuestiones vinculadas a nuestras mascotas que siguen (y tal vez seguirán) siendo un enigma.  Una de ellas apunta a desentrañar cuál es realmente su grado de comprensión a la hora de interpretar nuestras palabras, gestos, actitudes y actuar en consecuencia…


Un estudio reciente llevado a cabo por profesionales de la Universidad Emory, Atlanta, Estados Unidos, buscó precisamente encontrar respuesta a tales interrogantes. Un border collie y una mestiza fueron sometidos a un escáner por resonancia magnética. En tanto, un instructor hacía señales: una mano arriba significaba que estaba llegando alimento, mientras que, por el contrario, las dos manos levantadas equivalía a que no habría ningún premio en camino. Fue así que constataron que en el cerebro de los perros se activaba la misma región relacionada con la recompensa, tal como ocurre con los humanos.
Para los científicos, esto fue demostrativo en cuanto a que la forma de comprensión de los canes es similar a la de las personas.  La explicación está dada en el hecho de que al tener un sistema nervioso central con un cerebro evolucionado, los perros poseen pensamientos críticos y, por lo tanto, son capaces de tomar decisiones.
Tiempo atrás se había determinado que la receptividad canina se asemeja a la comprensión de un bebé desde seis meses hasta a un niño de dos años. Al respecto, se destacaba que, además de captar las palabras, los perros también entenderían la intención de éstas. Y se concluyó en que los perros, así como los bebés humanos, son sensibles a las señales que indican la intención comunicativa, como el abordaje verbal y el contacto visual.
Mientras, los especialistas en conducta animal, destacan las principales capacidades de los perros:
* Pueden recordar cosas. Además, esos recuerdos pueden utilizarlos en situaciones nuevas y distintas de aquellas en las cuales se generaron.
* Reconocen a las personas. Una vez que un vínculo está afianzado (por más que pase cierto tiempo sin interactuar) ante la aparición del humano, el animal responde de la misma manera que lo hacía antes de separarse.
* Confían en su olfato. Para los perros todos los objetos y animales tienen un olor característico e individual. Los pueden reconocer después de un tiempo y a través de largas distancias.
* Perciben los colores, las formas y la música. Los perros ven en forma monocromática, pero con una gran diversidad de tonos grises. Algo parecido a como se veía en los antiguos televisores en blanco y negro.
* Entienden la fonética de nuestras palabras y la asocian a una conducta que deben seguir. Es la base del aprendizaje por condicionamiento operante, considerado como el principal modo de aprendizaje en perros.
* “Hablan” con su cuerpo. En los perros predomina el lenguaje gestual. Para comunicarse, usan la posición y orientación de sus orejas, como así también la posición y el movimiento de su rabo, y la dilatación de sus pupilas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario