The Daily Puppy

Se ha producido un error en este gadget.

jueves, 1 de noviembre de 2012


Alerta en Tailandia por secuestro de mascotas para comérselas

Sampong con su mascota
Sampong logró reencontrarse con su mascota luego de una búsqueda desesperada.
Autoridades en Tailandia advirtieron que las perreras están hasta el tope de su capacidad, luego de que más de 2.000 perros que tenían como destino las mesas del sudeste de Asia fueron confiscados en los últimos seis meses.
El perro es considerado un manjar en algunas regiones de Vietnam y China, y cada vez más estos animales domésticos y callejeros están siendo raptados en las calles de Tailandia para ser comerciados en el extranjero.

"
El perro de Sompong Lertjitcharoenboon, Tao Tao, fue robado antes de Navidad. Justo un mes antes del Año Nuevo chino, cuando la demanda de carne de perro se eleva considerablemente.
Somos un país budista que cree en la reencarnación, así que matar perros es un pecado"
Paisarn Pattanadejkul, veterinario
"Lo perdimos después del espectáculo de fuegos artificiales", dijo Sompong. "Pensé que era sólo miedo y volvería. Nos levantábamos en la mitad de la noche cada vez que oíamos perros ladrando".
Mientras pasaban las semanas, Sompong y su esposa comenzaron a aceptar que Tao Tao no iba a volver.
Entonces, la televisión tailandesa transmitió imágenes de un camión transportando 800 perros hacinados en jaulas. Había sido detenido justo cuando intentaba cruzar la frontera con Laos.

Carne de perro

La redada se llevó a cabo en Nakhon Phanom, donde el capitán Teerakiet Thong-aram de la Armada tailandesa dirige patrullajes para tratar de prevenir el contrabando de drogas y de perros a través del río Mekong.
"La carne de perro no es popular en Laos. Es sólo el paso. Ésta es la forma más fácil para el contrabando", dijo al explicar que el destino previsto para los animales seguramente será Vietnam o China.
"La gente de por aquí paga entre 300-400 baht (US$9-13) por un perro. El precio sube a 1.000 baht (US$32) o más en los terceros o cuartos países".
Los perros con pelaje oscuro son más apreciados, tanto por sus pieles y, al parecer, por su sabor distintivo.
Perros hacinados por contrabando
La televisión tailandesa transmitió imágenes de un camión transportando 800 perros hacinados en jaulas.
El camión fue incautado a 600 km de distancia de dónde había desaparecido Tao Tao. Sin embargo, para Sompong representaba un atisbo de esperanza.
Rápidamente hicieron planes para dirigirse a la ciudad de Buriram, donde recientemente se instaló un nuevo refugio para atender a la gran cantidad de perros rescatados.
Ya hay más de 2.000 animales en Buriram, que van desde poodles otrora impecables a una variada colección de animales callejeros. Muchos de los animales secuestrados para el tráfico de comida son perros callejeros, pero al menos un cuarto de ellos son mascotas.
Paisarn Pattanadejkul, el veterinario que dirige el refugio, recuerda claramente la emotiva visita de Sompong.
"Regresó con su perro en sus brazos", dijo. "Su esposa le preguntó '¿es Tao Tao?' y él no pudo responder porque estaba llorando mucho.
Según Paisarn, cientos de personas han llegado a Buriram con la esperanza de encontrar a sus perros perdidos, pero Tao Tao es el único que se ha reunido con sus dueños hasta el momento.
"Me sentí muy contento, pero muy triste también cuando lo ví en tan mal estado", contó Sompong con lágrimas en los ojos. "No debería haber sido así".

Leyes inadecuadas

Sin embargo, detener lo que el capitán Teerakiet llama la "industria de los mil millones" es casi imposible con la legislación vigente tailandesa. Es ilegal robar animales de compañía, pero no acorralar a los perros callejeros y meterlos en las jaulas.
La crueldad hacia los animales no está prohibida, por lo que la ley sólo se rompe en realidad cuando se hace el intento de sacar de contrabando a los perros de Tailandia.
Perro en perrera de Tailandia
Al menos un cuarto de los perros secuestrados eran mascotas.
"En la escala del uno al diez, yo diría que la preocupación del gobierno por el bienestar animal es de -1", aseguró Roger Lohanan de la Asociación Tailandesa de Animales Guardianes.
"El bienestar animal representa una gran carga para las empresas, y por eso las leyes de bienestar animal se han postergado durante los últimos 15 años".
En el refugio en Buriram, los perros rescatados se encuentran en campos bien cuidados, con chozas de paja que dan sombra. A pesar de su creciente número y la presión sobre el Departamento de Desarrollo Pecuario de Tailandia, sacrificarlos no es una opción.
"Me temo que si nos llegan muchos más perros, no vamos a tener el dinero suficiente para alimentos y medicamentos", dijo Paisarn. "Pero somos un país budista que cree en la reencarnación, así que matar perros es un pecado".
Hay muy poca calma budista en Somporn Kansuwan. Su perro, Goh-dum, fue rescatado de los traficantes, pero infectado con una enfermedad que al final lo mató.
"Odio a esa gente que se robó a mi perro", dijo. "Odio que esas personas hagan dinero con esas pequeñas vidas. Si la policía me dejara, mataría a esos que se llevaron a mi perro".

No hay comentarios:

Publicar un comentario