The Daily Puppy

Se ha producido un error en este gadget.

viernes, 22 de julio de 2011


EL BOOM DE LOS REALITY SHOW PARA ADELGAZAR!!!


El boom de los reality shows dedicados a bajar de peso: ¿contribuyen a la salud y a la toma de conciencia?
La problemática actual en torno al sobrepeso, que afecta estadísticamente a más de la mitad de la población adulta en sociedades desarrolladas, ha generado la proliferación de programas de realidad en los que las personas con obesidad deben bajar de peso en vivo y en directo. Estos ciclos, ¿ayudan al paciente o bien realizan una exhibición funcional al rating ?


  
Eugenia Plano
La pantalla chica exhibe y ésta, como su principal cualidad, no es ninguna novedad. Pero, en la última década esta exhibición ya no sólo busca sus fuentes en artistas, conductores, modelos o actores, que hacen de su lei motiv profesional el hecho de mostrarse en la pantalla legítimamente. La 'gente común' es hoy en día éxito en la tevé, y en el formato de reality show se estereotipa, con el morbo a la orden del día, cómo una persona puede exhibirse lo máximo que sea posible.
Entre los programas de realidad, la temática que más suceso ha tenido a nivel mundial es la de los ciclos destinados a bajar de peso ¿Cómo abordan la obesidad estos ciclos? La mayoría de ellos funcionan de la misma forma que cualquier otro reality show. Es decir, someten a los participantes al ojo del público. Pero, la meta de lograr un peso saludable, no es el centro del programa. La consigna es ver como los pacientes con obesidad realizan pruebas absurdas o se someten al cinismo de conductores que los sientan a la mesa con comidas de alto contenido calórico y los instan, con la cámara encendida, a 'ver cuánto tiempo aguantan' a mirar y no comer.
Estas pruebas y otras forman parte de la carrera de los participantes que compiten entre sí y prácticamente, queda solapado el hecho que se encuentran en el programa para mejorar su calidad de vida y no para experimentar situaciones traumáticas en torno a su enfermedad.
Uno de los ciclos de telerrealidad que ha explotado esta tendencia al extremo fue 'Supersize vs Superskinny', Channel 4, en el Reino Unido. El programa realiza una competencia feroz entre dos grupos que padecen trastornos alimenticios: uno conformado por pacientes con obesidad mórbida y otro compuesto por pacientes con anorexia nerviosa. Lejos de promover la toma de conciencia y educar a la audiencia en la promoción de una alimentación saludable, proponen la rivalidad entre los participapantes y el morbo del teleespectador.
En Estados Unidos, este tipo de ciclos han hecho escuela. Programas como 'The biggest loser' de la NBC, y 'Dance your ass off' de Oxygen, la condición de los participantes sólo es una excusa para conseguir altos ratings. El parámetro común de ambos programas, no es bajar de peso por cuestiones de salud, sino más bien perder kilos para ganar premios o bien su habilidad para bailar con sobrepeso. Estos formatos se han replicado en varios países del mundo pero en muchos de esos sitios se retiró su emisión por la polémica que generó a nivel social el uso de una enfermedad para generar rating y la humillación de los concursantes que la padecen.
Latinoamérica, no se queda a atrás. En la Argentina, Cuestión de Peso, ciclo emitido por Canal 13, plantea una serie de pruebas que las personas con obesidad deben 'superar' para lograr el peso deseado. Una de las que generó mayor polémica en el país, fue aquella en la cual los participantes debían correr en una cinta colocada al borde de una pileta con un círculo de fuego dentro, de no correr caerían al agua y experimentarían el miedo y el peligro. Pero 'todo estaría supervisado por un médico', advierten cínicamente.
El problema más grave de estos ciclos de realidad es que se olvida que estas personas no son fusibles de una maquinaria morbosa, sino que son personas que padecen una enfermedad. En este sentido, deberían ser pacientes y no mercancía puesta a prueba. Así, si los concursantes no afrontan estos 'concursos' con éxito son expulsados del programa. Ya entonces, la obesidad no importa.
Tomar conciencia es la consigna, y quizá si la sociedad muestra y demuestra que no avala la humillación y la degradación de una persona enferma, estos ciclos brillarían por su ausencia.
VidaPositiva.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario