The Daily Puppy

Se ha producido un error en este gadget.

miércoles, 25 de enero de 2012

Los ambientalistas estiman que "sin un plan integral" será imposible; el secretario de Ambiente había dicho que espera poder realizarlo en ese plazo
La organización ambientalista Greenpeacepuso en duda las aspiraciones del secretario de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Juan José Mussi, quien esta mañana afirmó: "Siempre soñamos con que el 9 de Julio de 2016, al cumplirse 200 años de la Declaración de la Independencia, podamos tener un Riachuelo saneado".
A través de un comunicado la ONG opinó que "sin un verdadero plan integral será imposible sanear el Riachuelo". Greenpeace, incluso, comparó al funcionario con el desempeño de María Julia Alzogaray durante el gobierno de Carlos Menem.
"Al igual que el año pasado, cuando [Mussi] afirmó que en un año el Riachuelo estaría casi saneado, nos recuerda las promesas de los 1.000 días de María Julia", sostuvo Lorena Pujó, coordinadora de la Campaña de Riachuelo de Greenpeace.
En su expresión de deseo el funcionario había recordado la incumplida promesa de Alsogaray de limpiar el Riachuelo en ese plazo.
Incluso, después de que se le recordara ese antecedente, Mussi buscó diferenciarse: "Ahora lo podemos decir porque los mecanismos están en marcha. No es que estamos detrás de utopías o de sueños".
 
El Riachuelo, a la altura del puente Uriburu. Foto: LA NACION / Hernán Zenteno
"Al cabo de cinco años el Riachuelo no tiene que tener más vuelcos de ninguna naturaleza: ni residuos sólidos domiciliarios, ni industriales, ni cloacales. Esa es la principal fuente de contaminación", precisó en declaraciones a radio Del Plata.
Mussi, que además de secretario de Ambiente es titular de la Autoridad de Cuenca Matanza- Riachuelo (Acumar) , aludió al saneamiento pocas horas después de que se levantaran más de 10.000 puestos clandestinos de la feria conocida como La Saladita en la localidad bonaerense de Lomas de Zamora.
Greenpeace también cuestionó el desempeño de dicho órgano estatal. "El régimen de control admite niveles de contaminación en los vertidos de las industrias, algo que no puede seguir sucediendo si pretendemos la recomposición ambiental de la cuenca. Si Acumar pretende continuar con la actual política de control industrial, nos resulta imposible entender como Mussi pretende tenerlo saneado en 2016", agregó Pujó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario