The Daily Puppy

Se ha producido un error en este gadget.

jueves, 25 de julio de 2013

Unas 30 millones de niñas corren riesgo de sufrir ablación de clítoris

Niña siendo mutilada en Indonesia
En la próxima década, más de 30 millones de niñas están en riesgo de sufrir una mutilación genital femenina (MGF), de acuerdo con una encuesta de UNICEF difundido esta semana.
Pese a que existe gran rechazo mundial, el ritual de cortar los genitales de la niña se sigue realizando en países de África y Medio Oriente y comunidades asiáticas donde se cree que protege la virginidad de la mujer.
Niña siendo mutilada
El reto, según Unicef, es darle voz a hombres y mujeres para que sean escuchados.
UNICEF ha urgido a que se tomen acciones para poner fin a la MGF.
En la investigación, definida por Naciones Unidas como la más completa sobre el tema, se determinó que el apoyo a la MGF estaba bajando entre hombres y mujeres.
La ablación "está violando los derechos de salud, bienestar y autodeterminación de las niñas", dijo la vice directora ejecutiva de UNICEF Geeta Rao Gupta.
"Lo que está claro de este informe es que sólo la legislación no es suficiente", indicó.

"Hablar alto y claro"

Para el estudio, Mutilación Genital Femenina: un resumen estadístico y exploratorio de las dinámicas del cambio, se recolectaron durante 20 años datos de 29 países en África y Medio Oriente donde todavía se practica la ablación y se determinó que en algunos países actualmente las niñas tienen menos posibilidad de ser cortadas que hace 30 años.

La historia de Meaza

Meaza Garedu
Meaza Garedu, adolescente etíope, fue sometida a la mutilación genital femenina cuando tenia 10 años. Ahora hace campaña en contra de esta práctica.
"En mi pueblo hay una chica mas joven que yo que no ha sido cortada gracias a que hable sobre el tema con sus padres", cuenta esta joven de 14 años.
"Les hable sobre el daño que me había hecho esta operación, sobre como me había traumatizado y como hizo que ya no confiara en mis padres. Ellos decidieron que no querían que eso le sucediera a su hija".
En Kenia y Tanzania, las niñas tenían tres veces menos posibilidad de sufrir una mutilación que sus madres, y las cifras han bajado casi a la mitad en Benín, República de África Central, Irak, Liberia y Nigeria.
Pero la MGF se mantiene prácticamente universal en Somalia, Guinea, Yibuti y Egipto. Mientras que en Chad, Gambia, Mali, Senegal, Sudán y Yemen la reducción fue apenas distinguible.
Sin embargo, se descubrió que la mayoría de las niñas y mujeres, y un número significativo de niños y hombres, se oponen a la práctica. En Chad, Guinea y Sierra Leona fueron más los hombres que querían poner fin a la práctica que las mujeres.
"El reto ahora es dejar que las niñas y mujeres y los niños y hombres hablen alto y claro y digan que quieren que esta práctica dañina sea abandonada", dijo Rao Gupta.
En algunas comunidades, la ablación, también conocida como circuncisión femenina, es vista como un ritual tradicional usado culturalmente para asegurar la virginidad y hacer que las mujeres sean candidatas ideales para el matrimonio.
Normalmente involucra un procedimiento que altera o daña los órganos genitales femeninos y con frecuencia quienes lo realizan son personajes tradicionales, que juegan un papel central en las comunidades.
Los peligros de la MGF incluyen hemorragias graves, problemas para orinar, infecciones, infertilidad y aumento del riesgo de muertes de recién nacidos en el parto.
Mapa sobre mutilación genital femenina

No hay comentarios:

Publicar un comentario