The Daily Puppy

Se ha producido un error en este gadget.

jueves, 16 de febrero de 2012

LOS HUESOS

Los huesos forman parte de un todo y representan nuestras estructuras
interiores, nuestras creencias en la vida. Es lo que tenemos de mayor dureza
y solidez, lo más profundo, sobre lo que nos apoyamos. Su función consiste
en estabilizar, como el acero en el cemento, y adaptarse elásticamente a
todo tipo de pesos.

¿Qué lectura podemos hacer de una fractura?

Muchos de los accidentes que sufrimos tienen como consecuencia la rotura de
algún hueso o de varios. En general, cabría preguntarnos si estamos haciendo
un sobreesfuerzo, sometidos a un hiperdinamismo. El cuerpo avisa de que
necesitamos parar. Así mismo, también es un aviso de que estamos insistiendo
en algún propósito más de lo debido "se rompe el cántaro de tanto ir a la
fuente". Tal vez estamos angustiados por nuestras creencias profundas en
relación con la vida. Hay cierto miedo por nuestra parte respecto a lo que
la vida es o debería ser.

En concreto, cada hueso del cuerpo adquiere un contenido simbólico
diferente, siendo la rotura de cualquiera de ellos un aviso de frenado, si
el nivel de consciencia del accidentado es más alto, o un castigo por
incumplir un contrato del árbol, si el nivel de consciencia del accidentado
es más bajo. En suma, cada fractura vine a ser un reajuste entre polos
opuestos. Unos ejemplos lo pueden aclarar:

*El fémur se relaciona con la humildad - el orgullo
*La cabeza con la locura - la racionalidad
*Las costillas simbolizan la libertad - deseo de protección
*Las manos con el dar - recibir
*Los pies con el avanzar - detenerse
*Las caderas con la represión - deseo de expansión creativa
*Brazos con la frialdad - calor de lo afectivo

Los huesos están conectados entre sí mediante unas articulaciones que
funcionan como "bisagras o ruedas dentadas". Las más importantes son las
articulaciones que están presentes en el tobillo, en los dedos de la mano,
pie y codo. Hay otras llamadas esféricas que están presentes en hombros y
cadera.

Todas las articulaciones, incluida la de rodilla, pueden sufrir lesiones.
Ellas nos muestran nuestra falta de flexibilidad para cambiar, para movernos
y tomar decisiones en la vida. Si padecemos continuas lesiones deberíamos
observar con mayor detenimiento nuestras actitudes rígidas y obstinadas.
Expresar lo que pensamos también puede ayudarnos a salir de nuestro probable
aislamiento.

En los huesos se acumulan cristales de calcio en forma de cálculos
artríticos que causan gran dolor. El calcio por ser un mineral que
fundamentalmente se encuentra en la leche, su defecto o su exceso se
relaciona con lo que obtenemos de la madre. La carencia de calcio es
desatención, mientras que el exceso es invasión. La rabia, la indefensión y
la agresividad contenida por estar sometidos a una madre manipuladora que
"se mete en todo", hace que se formen estos cálculos cálcicos tan dolorosos.

Cuando un ligamento sufre un estiramiento causado por un esfuerzo, los
pequeños vasos sanguíneos se rompen y provocan una hinchazón que nos señala
que no debemos forzar tanto las situaciones a las que nos enfrentamos. Si
vamos más allá de nuestros límites se provocará una rotura de ligamentos que
nos mantendrá inmovilizados durante un tiempo, metáfora de nuestra rigidez.

La cultura oriental nos recuerda que cuanta mayor altura alcanza una caña
(cuanta más consciencia tenemos) mayor es su flexibilidad.
   
Extraido de Facebook, "Creando Lazos "        

No hay comentarios:

Publicar un comentario