The Daily Puppy

Se ha producido un error en este gadget.

jueves, 21 de abril de 2011

La simbología de la Semana Santa a la luz del Sermón de la Montaña

Cada año la cristiandad celebra la Semana Santa desde el Domingo de Ramos hasta el Domingo de Resurrección. El Domingo de Ramos Jesús de Nazaret entró en Jerusalén montado en un asno, siendo aclamado por una multitud llena de júbilo, poco después tuvo lugar un cruel y terrible juicio ante la muchedumbre. Cientos de personas habían conocido y escuchado a Jesús ; habían oído Su voz. Muchísimas personas del pueblo vivieron en aquella época como Jesús les enseñó, pues El les trajo el gran amor del Padre y les enseñó que el Reino de Dios estaba en el interior de cada uno de ellos. Sin embargo, cuando los esbirros del gobernador romano le aprisionaron, los que pertenecían al pueblo lo abandonaron, negaron la relación que tenían con Él, para salvaguardar su propia seguridad.
 De una forma simbólica Jesús vuelve a ser crucificado a cada momento. Algunos dirán, ¡pero yo quiero ser un buen cristiano y nunca le he crucificado!, sin embargo el darle la espalda y mirar para otro lado anteponiendo ritos, dogmas y cultos ¿no es crucificarle?, obviar Su Sermón de la Montaña considerándolo como utópico, ¿no es crucificarle?, estar enemistado con el vecino, con familiares, odiar a compañeros de trabajo y desearle el mal a todos los que no piensan como yo ¿no es crucificarle?, acumular riquezas mientras otros mueren de hambre ¿no es crucificarle?, bendecir tanques y enviar soldados a la guerra ¿no es crucificarle? Lo verdaderamente cristiano es el perdón, es la reconciliación, es la comprensión y el respeto, es la ayuda desinteresada, el no hacer distinciones ni ponerse por encima del prójimo, es estar los unos por los otros y también poner la otra mejilla. Quien tenga oídos que oiga. Quien lo pueda captar que lo capte.


 Vida Universal
Maximiliano Corradi

No hay comentarios:

Publicar un comentario