The Daily Puppy

Se ha producido un error en este gadget.

viernes, 27 de septiembre de 2013

Un bar con muchos gatos

Literalmente. En pleno Marais, acaba de abrir el primer café des chats (café de los gatos). Son doce gatos, todos de menos de siete años, la mitad de ellos gatitos, que se pasean por el bar mientras los clientes toman el té o comen un tajine de cordero con un vaso de vino. Abrió el sábado 21 y, desde entonces, está completo todos los días. De 12h a 22h. La gente llega y, si no tiene reserva, se tiene que ir. Una mamá con una hija de 10 o de 24 años amante de los gatos, una abuela con su nieta, un grupo de amigos cancheros, una pareja de jubilados, unos colegas del trabajo que hablan de negocios, y turistas de Japón, Australia, Gales. Los clientes son de lo más heterogéneo, con una sola cosa en común: el amor por los gatos. La curiosidad es la segunda de las razones.
La mayoría tiene al menos uno en su casa. O no tienen, porque la casa es muy chica y sin balcón, y con más razón se acercan al bar. Antes de entrar y al salir hay que limpiarse las manos con esos geles anti-bacteria. Reponen el envase todos los días. La apuesta es un éxito. Los clientes dicen que el lugar los relaja, que estar entre gatos los tranquiliza, y que, como todos comparten una misma pasión, el ambiente se vuelve de lo más distendido. Los parisinos se entusiasman de sobremanera con todo lo que consideran fuera de lo común. Es un pequeño “momento de locura” que se permiten. Como si así se liberaran por unos minutos de su costado más acartonado (lo que jamás sucede). 
Su creadora, Margaux, tenía la idea en mente desde hace un año. Había visto la experiencia en Japón y quería hacer lo mismo. Para financiarlo, hizo uso del crowdfunding. En una semana recolectó 40 000 euros. Unos 15 asociados adicionales se sumaron con más. El resultado es un espacio para 40 personas, 12 empleados y 12 gatos. Los animales los fueron a buscar a tres asociaciones de gatos abandonados. Los adoptaron y los aseguraron, en caso de que rasguñen a alguien. Algunos clientes ya se encariñaron. Pero estos gatos no pueden ser adoptados. Miau 
Unos toman el té, otros acarician gatos
Plato del día: tajine de cordero con higos para los clientes, Royal Canin para los gatos
Tés, cafés, vinos, chocolate caliente

No hay comentarios:

Publicar un comentario