The Daily Puppy

Se ha producido un error en este gadget.

martes, 17 de septiembre de 2013

SALUD

El precio del abuso de los antibióticos

Cada año mueren 23.000 personas a causa de las bacterias resistentes a los antibióticos, casi tantos como los que mueren anualmente a causa de la gripe, de acuerdo con un estudio revelado por el gobierno el lunes. En gran medida se debe a que se usan cuando no es imprescindible hacerlo. 

La estimación, hecha por primera vez, fue dada a conocer por los Centros para el Control y Prevención de las Enfermedades de Estados Unidos para poner de manifiesto la amenaza creciente de los gérmenes que son difíciles de tratar debido a que se han tornado resistentes a los fármacos.
AP
Al calcular la cantidad de víctimas se envía "un mensaje muy poderoso'', dijo Helen Boucher, investigadora de la Universidad Tufts y vocera de la Sociedad Estadounidense de Enfermedades Infecciosas. "Estamos frente a una catástrofe''.
Antibióticos como la penicilina y la estreptomicina han estado disponibles para el público general desde la década de los 40, y actualmente docenas de ellos se usan para matar o controlar las bacterias responsables de enfermedades que van desde la infección de garganta hasta la peste.
Se les considera uno de los mayores progresos en la historia de la medicina y han salvado incontables vidas. Pero después de algunas décadas, algunos antibióticos han dejado de dar resultado contra bacterias que antes solían neutralizar.
Los expertos explican que el uso excesivo o el mal uso han contribuido a restarles efectividad. En un nuevo informe, los Centros enumeraron 17 bacterias resistentes a los fármacos que son la mayor causa de preocupación.
El resultado es que cada año más de dos millones de personas contraen infecciones serias y por lo menos 23.000 de ellas mueren. De estas, la infección conocida como MRSA, o estafilococo áureo resistente a meticilina, mata a unos 11.000 pacientes por año, mientras una nueva superbacteria mata a 600.
Ésta última resiste el tratamiento con antibióticos llamados carbapenemas, considerados una de las últimas líneas de defensa contra microbios resistentes a los fármacos.
La resistencia de estos organismos ha llevado a las autoridades de salud a advertir que si la situación se agrava, podría haber médicos que se resistan a hacer cirugías o atender a enfermos de cáncer ante el temor de que los antibióticos no protejan de infecciones a sus pacientes.
"Si no tenemos cuidado, el botiquín estará vacío'' cuando los médicos necesiten fármacos para combatir infecciones, advirtió el doctor Tom Frieden, director de los Centros.
El Pais

No hay comentarios:

Publicar un comentario