The Daily Puppy

Se ha producido un error en este gadget.

lunes, 24 de septiembre de 2012

Mundo BBC
Philippe Croizon, el minusválido que unió los cinco continentes a nado

Magali Lagrange
París
4 de septiembre de 2012

Philippe Croizon
La última hazaña de Philippe Croizon fue unir a nado Rusia y Alaska.

El francés Philippe Croizon es discapacitado. Le amputaron los brazos y las piernas cuando tenía 26 años. Casi dos décadas después, con 44 años de edad y una voluntad sin falla, logró cumplir su sueño de nadar para unir los cinco continentes. BBC Mundo fue al encuentro de este deportista poco común.

Philippe Croizon tiene muchos objetivos en la vida, y uno de ellos es que los demás olviden que es minusválido. Aunque esté sentado en una silla de ruedas o equipado con prótesis, muchas veces lo logra, no sólo en el ámbito deportivo sino también en su vida cotidiana.

Al acercarse a él, Croizon saluda tendiendo, no la mano, sino el brazo. Y sus grandes ojos azules se ríen cuando cuenta cómo intenta que los demás se sientan cómodos con él a pesar de la diferencia, y las bromas que hace para romper el hielo. "Primero soy Philippe Croizon. Y sólo después, soy minusválido", sintetiza.

Croizon no nació discapacitado. Cuando tenía 26 años, subió al techo de su casa para cambiar su antena de televisión y fue víctima de dos descargas eléctricas. Se acuerda muy bien de la fecha exacta: el 5 de marzo de 1994. Cuando lo trasladaron al hospital, estaba tan quemado que tuvieron que cortarle una parte de las piernas y de los brazos.

En el hospital, un poco más de dos meses depués del accidente, estaba en su cama cuando vio por televisión como una francesa logró cruzar el canal de la Mancha a nado.

Sueño difícil, pero no imposible
Philippe Croizon y Arnaud Chassery
Arnaud Chassery acompañó a Croizon en su más reciente aventura deportiva.

"Me quedé pensando en el nivel de superación personal que esto suponía y pensé, ¿por qué no lo hago yo? Se lo comenté a mi familia, pero al principio nadie me quería creer", cuenta.

Hacer las cosas no es tan fácil como soñarlas. Catorce años pasaron antes de que Croizon empezara los entrenamientos. "Fue una fase de mi vida en la que me quedaba mucho tiempo viendo televisión desde mi sofá, aunque salía para dar charlas en las empresas y en las escuelas. Hasta que algún día pensé que tenía que salir de este sofá para hacer algo yo", relata.

Después de dos años de preparación física diaria y después de nadar 4.000 kilómetros con su entrenador, lo intentó y lo logró en 13 horas y 23 minutos.

"En el agua no hay discapacidad, me siento tan libre como el aire y es como volver a tener mi cuerpo", comenta.

Sólo se trataba la primera etapa de su superación. Después de lograrlo, Croizon se propuso otro reto: unir los cinco continentes a nado. Y también fue un éxito.

El desafío no es sólo suyo, ya que necesita todo el apoyo de su familia, y sobre todo de su compañera Suzanna. "Sin historia de amor no se puede cruzar el canal de la Mancha", aclara. Ella es quien lo acompaña a la piscina, lo busca, le pone las prótesis para nadar (unos equipos que los ingenieros tardaron año y medio en terminar), etc.

A Suzanna la conoció por internet, después de separarse de su ex mujer. "Necesité 3 años para reponerme después de la separación. Tras el accidente, me había puesto lo que llamo la máscara del payaso, o sea que me hacía el que siempre estaba bien y entretenía a los demás. Pero cuando se fue mi esposa, entré en una fase de ira que duró un año entero y que fue necesaria para seguir adelante", explica.

Este padre de dos chicos empezó a hablar con mujeres por internet. "Pero cuando decía que era minusválido, ya no sabía más de ellas", recuerda. Añadió su discapacidad en su perfil y terminó conociendo a Suzanna. Con ella empezó a proponerse desafíos.

De aquí al Titicaca"En el agua no hay discapacidad, me siento tan libre como el aire y es como volver a tener mi cuerpo"

Philippe Croizon

"Siempre comparo la discapacidad con el deporte de alto nivel. El minusválido también lucha por un resultado y por superarse, por ejemplo cuando logra ponerse los calcetines solo", comenta.

"El accidente sí ha cambiado todo pero me gusta mi vida, porque logré hacer algo. Soy autónomo y es mi meta", añade el hombre que antes del accidente no hacía deporte.

Después de lograr tantas cosas, es difícil parar. ¿El próximo desafío? Duda en contestar, más que todo porque aún no lo ha hablado con su familia. Al final, decide contestar: sería cruzar a nado el lago Titicaca, que se considera como el lago navegable más alto del mundo (está ubicado a casi 4.000 metros de altura), que comparten Bolivia y Perú.

"No lo haré antes de dos años, también porque mi esposa está muy cansada", arguye. Por el momento, sólo se trata de un sueño más. Pero ya lo sabemos, con Philippe Croizon todos los sueños parecen hacerse realidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario