The Daily Puppy

Se ha producido un error en este gadget.

lunes, 17 de diciembre de 2012

¿CÓMO ES POSIBLE QUE ESTO SIGA EXISTIENDO?


Clases en televisión sobre cómo pegar a la mujer... sin dejar marcas

08.11.07 
(PD/Agencias).- El asunto no tiene pase. Lo hacen y con frecuencia en varías televisiones árabes. Casí siempre son médicos o clérigos saudíes y salen en programas de éxito como el "Ramadán TV Show". La matería: enseñar a los jóvenes musulmanes cómo pegar a sus futuras esposas siendo respetuosos con el Islam. 
Se recomienda atizarlas con el cepillo de dientes, para no dejar marcas. Y puntualizan que hay que sacudirles de vez en cuando, "ya que no son un camello o un asno y tienen inteligencia para discernir entre lo correcto y lo incorrecto".
“El hombre debe pegar a la mujer allí donde no deje marcas”, es una de las frases obligadas. También se recuerda que golpear a las mujeres en el rostro está prohibidoo por el Islam, que no se las puede tratar como animales, sino que los golpes "tienen que ser suaves y nunca en la cara".
Entre los consejos "útiles" está que el esposo debe advertir a su mujer "una, dos, tres veces, cuatro, diez veces" que está enfadado. Si esto no sirve, entonces optará por no dormir con ella en la misma cama, ni dirigirle la palabra para expresar su malestar.
En el caso de que ambas alternativas no funcionen, entonces "tendrá que pegar" a su esposa. "Golpear en la cara está prohibido, incluso a los animales".
Hay clases prácticas y una de las más celebradas es la que recomienda usar como intrumento "castigador" el cepillo de dientes:
"Si él le dice a ella: ‘cuidado, los niños están cerca de la chimenea' o 'aleja a los niños del enchufe eléctrico' y ella le responde 'estoy ocupada', entonces él le golpeará con el cepillo de dientes o con algo parecido. Nunca le pegará con una botella de agua, un plato o un cuchillo. Eso está prohibo".
Golpear con 'delicadeza'
Aconsejan los piadosos islámicos golpear a las mujeres con "delicadeza porque el objetivo no es infringir dolor. Cuando golpeas a un animal, tu intención es causarle dolor para que te obedezca porque el animal no te entiende si le dices 'Oh camello, venga, muévete', el camello no entenderá este tipo de cosas hasta que lo golpees. Un burro no entiende nada si no le pegas, pero una mujer, un hombre, un niño y demás les afecta generalmente más las emociones que otras cosas".
Si él pega a su esposa, "los golpes tienen que ser suaves y no dejar marcas feas en la cara. Tiene que pegarla allí donde no deje marcas".
Como los conferenciantes piensan en todo, suele ser normal que lamenten que muchos maridos pegan a sus esposas "sólo cuando se enfadan y, cuando empiezan a golpearlas lo hacen como si estuvieran dando puñetazos en un muro, les pegan con las manos, de derecha a izquierda, y en ocasiones con los pies. Hermano, estás golpeando a un ser humano. Eso está prohibido. Él no debe hacerlo".
Además de estás lindezas, esos proframas, que se emiten desde Líbano a Mauritania, suelen incluir perlas como que "hay mujeres en Occidente que se acuestan con sus perros" y que "el 54% de las danesas no sabe quién es el padre de sus hijos". También, que en España, la vieja Al Andalus, "la perversión es tan grande ahora, que hasta han hecho legal que se casen los homosexuales".

No hay comentarios:

Publicar un comentario