The Daily Puppy

Se ha producido un error en este gadget.

sábado, 6 de octubre de 2012

Tabletas para enriquecer la vida de los orangutanes
BBC Mundo

Orangután utlizando una tableta Foto gentileza Orangutan Outreachfor
"Al igual que a los seres humanos, a los orangutanes les gusta tener opciones y necesitan estimulación mental para no deprimirse", asegura la organización Orangutan Outreach.

Las computadoras no sólo pueden enriquecer la vida de las personas. También los orangutanes se emocionan con la tecnología digital, según los responsables de un proyecto que reúne a 12 zoológicos en Canadá y Estados Unidos.

"Estamos percibiendo que, al igual que a las personas, a los orangutanes les gusta tocar las tabletas y ver fotos o videos de otros orangutanes", dijo Richard Zimmerman, fundador de Orangutan Outreach, la organización sin fines de lucro con sede en Nueva York que impulsa el proyecto.

"Los orangutanes son muy inteligentes y necesitan estimulación mental para no aburrirse o deprimirse", asegura en su sitio Orangutan Outreach.

"Cada orangután es un individuo único que prefiere ciertas cosas y rechaza otras y la libertad de elección es esencial para su bienestar. Les gusta escoger qué comen, dónde duermen, con quienes quieren pasar tiempo. Al igual que a los seres humanos, a los orangutanes les gusta tener opciones".

Enriquecimiento
Las aplicaciones más utilizadas por los cuidadores de los zoológicos son las orientadas a niños, con actividades que incluyen música, pintura y juegos de memoria.

Orangután utlizando una tableta Foto gentileza Orangutan Outreach

Por ahora las interacciones son a través de una reja. En el futuro se espera crear tabletas más resistentes. Foto: gentileza Orangutan Outreach

Los orangutanes tienen acceso a las tabletas varias veces a la semana en sesiones de hasta media hora.

En el zoológico de Toronto se utilizan aplicaciones como Doodle Buddy para pintar, Montessori Counting Board y Activity Memo Pocket, un juego de memoria. También se proyectan videos de YouTube con imágenes de otros animales.

Zimmerman cree que en el futuro podrían utlizarse aplicaciones similares a las usadas por niños autistas.

"Si un orangután tiene dolor de muelas podría mostrar en el iPad una imagen de su muela y comunicarse de esta forma".

Una de las usuarias de la tecnología digital es Mari, una orangután del Centro de Grandes Simios en Wauchula, Florida, descrita por sus cuidadores como "valiente, metódica e ingeniosa".

Mari, de 30 años, perdió sus brazos en un accidente pero utiliza sus pies para interactuar con la pantalla táctil.

"Ver sus rostros y cómo disfrutan es algo muy especial, sobretodo para los orangutanes que están en un recinto cerrado todo el día. Las tabletas les proporcionan una forma de enriquecerse ", señaló Zimmerman.

Aceite de palma

El orangután de Sumatra está en peligro crítico, la categoría más grave de riesgo antes de la extinción en el medio silvestre.

Hasta ahora las tabletas son sostenidas por los cuidadores y los orangutanes navegan a través de una reja. Se espera obtener en el futuro tabletas más fuertes y resistentes que puedan ser manejadas por los propios animales.

Apps for Apes también busca crear conciencia sobre los riesgos que enfrentan los orangutanes en su medio silvestre.

Una de las principales amenazas es la destrucción del bosque vinculada al crecimiento de los cultivos de palma aceitera en Indonesia y Malasia. El aceite de palma es exportado y utilizado en una gran variedad de productos, desde cosméticos y champú hasta galletitas.

Orangután de Sumatra Foto Tony Camacho SPL

Los orangutanes de Sumatra, Pongo abelii, se encuentran en peligro crítico, la categoría más grave de riesgo antes de la extinción en el medio natural, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, IUCN por sus siglas en inglés.

La especie ha sufrido un declive de 80% en las últimas siete décadas, según la IUCN. Se estima que entre 2000 y 2010, 11 millones de hectáreas de bosque se perdieron en Indonesia y Malasia, según un estudio publicado el año pasado en la revista Global Change Biology.

No hay comentarios:

Publicar un comentario