The Daily Puppy

Se ha producido un error en este gadget.

martes, 6 de septiembre de 2011

SEGUNDA PARTE:


Mente en forma: ideas para mantener activo el cerebro


Mente en forma: ideas para mantener activo el cerebro
Ejercicio también físico y una buena alimentación

Los médicos recuerdan constantemente que es importante hacer ejercicio físico de forma regular porque favorece al cuerpo y, por supuesto, también a la mente porque reporta beneficio al cerebro al producirse un aumento de las endorfinas, además de ser una forma de ayudar a que no se pierdan las conexiones cerebrales, sobre todo, si no se hace actividad mental.

El ejercicio para que sea beneficioso debe ser moderado y nunca realizarlo de forma violenta, y por supuesto, el sedentarismo tiene que quedar totalmente excluido. Es importante que la actividad física “se adapte a la condición de cada persona sin sobrepasar sus competencias a nivel físico. El criterio general es no tener agujetas al día siguiente o tener muy pocas”, aconseja Andrés González. Además es importante no pensar en ganar y sí en disfrutar.

Y, aunque no hay actividades físicas concretas que puedan realizarse, entre las más aconsejables se hallan el golf, el tenis o los paseos en bicicleta.

La alimentación es otro pilar fundamental y debe cuidarse tanto por motivos de salud como por su relación con la actividad mental.Los alimentos más dañinos en este caso son todos aquellos que pueden favorecer el colesterol. “Con el aumento del colesterol se obstruyen los sistemas arteriales y la sangre fluye con dificultad también en el cerebro. Una mala dieta o un exceso de azúcar o colesterol no van a beneficiar, sino que se va a obstruir el aprendizaje y la memoria porque el alimento del cerebro es el oxígeno de la sangre y, si el flujo sanguíneo no llega bien, hay más riesgo de roturas”, señala el neuropsicólogo José Antonio Portellano.

Por ello, esimportante seguir una alimentación basada en los principios de la dieta mediterránea, prestando especial atención a las frutas y verduras, así como al pescado azul en mayor medida que el blanco y que las carnes, evitando sobre todo un considerable consumo de carnes rojas. Y es fundamental no excederse con las grasas, principalmente con las saturadas porque contribuyen a aumentar el colesterol, así como con el azúcar y los hidratos de carbono.

Aunque la dieta debe ser variada, hay alimentos más beneficiosos para la mente como los arándanos, que son antioxidantes. La corcuma también contribuye a tener la mente en forma. A través de diversos estudios se ha demostrado que “su consumo favorece el desarrollo cognitivo. En países como la India, los niveles de pérdida de memoria son bajos, lo que se relaciona con el consumo de corcuma”, añade el psicólogo Antonio González.

Aparte de cuidar la dieta, otro punto clave es la cantidad y las veces que se ingieren alimentos al día. Lo más recomendable esrealizar cinco comidas al día y no consumir grandes cantidades. Unas pautas que contrastan con los hábitos alimentarios en España, país que se caracteriza por “tomar muchas calorías en la cena y por cenar muy tarde. Los alimentos deberían tomarse sobre las 19:00 ó 20:00 horas para permitir al cuerpo consumir alguna cantidad”, aconseja el presidente de la Sección de Educación del Col legi Oficial de Psicòlegs de Catalunya.

Igualmente, también es fundamental tener un peso corporal adecuado porque “se ha demostrado que en las personas con nivel de sobrepeso, el nivel de retentiva en relación a quien tiene un peso adecuado es inferior en 2,3 veces”, afirma González.

Sobre todo, buen humor

Y si la actividad mental, la alimentación y el ejercicio físico son beneficiosos no lo es menos el buen humor, que repercute positivamente en el bienestar cerebral. Aunque una carcajada o tener buen sentido del humor no es exactamente aprender, está demostrado científicamente que “cuado el cerebro tiene un estado de bienestar por la alegría o por hacer deporte se facilita el aprendizaje y la actividad mental”, expone el neuropsicólogo José Antonio Portellano, quien manifiesta que se generan endorfinas que “nos hacen sentirnos bien y que contribuyen al bienestar psicológico”.

También es muy importante controlar el estrés, aunque sea difícil gestionarlo, porque tanto la medicina tradicional como organizaciones como la OMS consideran que puede producir dificultades de aprendizaje.

En este sentido, realizar actividades que contribuyan a reducir o controlar el nivel de estrés es positivo. Es el caso de, por ejemplo, el yoga o el tai-chi que permiten controlar el deterioro de la mente de forma indirecta al generar bienestar y un estado de de relajación con el que se evitan las respuestas del estrés y sustancias como el cortisol, que interviene en el proceso de deterioro.

Además, estas actividades, aunque no tienen una competencia muscular alta, son aptas para todos y para todas las edades. En algunos países son especialmente valoradas, estando incluidas dentro del sistema sanitario.

En el caso de Mara Lasheras, las ventajas del tai-chi son evidentes. “Decidí apuntarme hace tres años a clases porque en el trabajo estaba sometida a mucha presión y tenía mucho estrés. A las pocas clases empecé a notar un mayor bienestar y que el nivel de estrés se iba reduciendo. Aparte, he aprendido ejercicios de respiración para relajarme que puedo realizar en pocos minutos en el puesto de trabajo si me empiezo a agobiar, aunque cada vez tengo menos esa sensación de estar agobiada y relativizo los problemas laborales o el exceso de carga de trabajo” en la cadena de montaje de automoción.

Para Mara Lasheras, de 35 años, el tai-chi tiene todavía más beneficios. “Antes siempre decía que no tenía tiempo para hacer nada. Al ir a clase he conocido a personas nuevas con las que he podido recuperar algunas aficiones que tenía olvidadas como ir en bici los domingos por la mañana”.

La sensación de bienestar o de relajación que se consigue con este tipo de actividades como el tai-chi o el yoga es similar a la que se logra alcanzar con la meditación o la espiritualidad.

En esta línea, cursos que ayudan a tener un autocontrol mental también pueden ser beneficiosos. En ESTEA (Escuela Superior de Cursos Avanzados) se dispone de diversos cursos de control mental que pueden realizarse a distancia y que comprenden, por ejemplo, técnicas mentales tibetanas. Entre otras opciones está el curso de autocontrol mental que “se lleva impartiendo desde hace más de 20 años y con cuyas enseñanzas se obtiene un auto-condicionamiento de la mente de forma positiva, pudiendo aumentar la autoestima, eliminar miedos o sentirse feliz y realizado”, señala Antonio López Figueroa, responsable de ESTEA.



 

No hay comentarios:

Publicar un comentario