The Daily Puppy

Se ha producido un error en este gadget.

miércoles, 23 de abril de 2014

Para ser científico debo afirmar lo que veo y negar lo que creo.


SOMOS POLVO DE ESTRELLAS


309  . La nebulosa del Águila (M16), en la constelación de la Serpiente, dentro del brazo espiral de Sagitario, en la Vía Láctea, a unos 7.000 años luz de distancia de la tierra.

La expresión "no somos más que polvo de estrellas" para mi encierra el más profundo sentido de conexión entre nosotros y el Cosmos. Por eso hoy, , les quiero ayudar a ampliar el panorama, y regalarles las palabras del maestro Carl Sagan:
“Los átomos sintetizados en los interiores de las estrellas acaban normalmente devueltos al gas interestelar. Las gigantes rojas finalizan con sus atmósferas expulsadas hacia el espacio; las nebulosas planetarias son las fases finales de estrellas de tipo solar que hacen saltar su tapadera. Las supernovas expulsan violentamente gran parte de su masa al espacio. Los átomos devueltos son, como es lógico, los que se fabrican más fácilmente en las reacciones termonucleares de los núcleos de las estrellas: el hidrógeno se fusiona dando helio, el helio da carbono, el carbono da oxígeno, y después en estrellas de gran masa, y por sucesivas adiciones de más núcleos de helio, se construyen neón, magnesio, silicio, azufre, etc.: adiciones que se realizan por pasos, dos protones y dos neutrones en cada paso hasta llegar al hierro. (...)
Todos estos son productos químicos familiares. Sus nombres nos suenan. Estas reacciones nucleares no generan fácilmente erbio, hafnio, diprosio, praseodimio o itrio, sino los elementos que conocemos de la vida diaria, elementos devueltos al gas interestelar, donde son recogidos en una generación subsiguiente de colapso de nube y formación de estrella y planeta. Todos los elementos de la Tierra, excepto el hidrógeno y algo de helio, se cocinaron en una especie de alquimia estelar hace miles de millones de años en estrellas que ahora son quizás enanas blancas inconspicuas al otro lado de la galaxia Vía Láctea. El nitrógeno de nuestro ADN, el calcio de nuestros dientes, el hierro de nuestra sangre, el carbono de nuestras tartas de manzana se hicieron en los interiores de estrellas en proceso de colapso. Estamos hechos, pues, de sustancia estelar.(...)
El origen y la evolución de la vida están relacionados del modo más íntimo con el origen y evolución de las estrellas.”
Carl Sagan. Cosmos. Capítulo 9: Las vidas de las estrellas. Pág. 233
Y si a hablar del sentido de la vida vamos, les dejo el último párrafo de esta célebre obra:
“Porque nosotros somos la encarnación local del Cosmos que ha crecido hasta tener consciencia de sí. Hemos empezado a contemplar nuestros orígenes: sustancia estelar que medita sobre las estrellas; conjuntos organizados de decenas de miles de billones de billones de átomos que consideran la evolución de los átomos y rastrean el largo camino a través del cual llegó a surgir la consciencia, por lo menos aquí. Nosotros hablamos en nombre de la Tierra. Debemos nuestra obligación de sobrevivir no sólo a nosotros sino también a este Cosmos, antiguo y vasto, del cual procedemos.” 
Carl Sagan. Cosmos. Capítulo 13: ¿Quién habla en nombre de La Tierra?. Pág. 345

Somos polvo de estrellas Carl Sagan Cosmos   



El Hecho Más Asombroso del Universo - 

Neil deGrasse Tyson
El físico Nel DeGrasse Tyson comparte en este inspirador video lo que considera es el hecho más asombroso del universo --nuestra propia esencia cósmica. Una especie de experiencia religiosa científica:



El hecho más asombro [del universo] es saber que los átomos que constituyen la vida en la Tierra, los átomos que componen el cuerpo humano, son rastreables al crisol que cocinó y transformó elementos ligeros en elementos pesados en su núcleo bajo temperaturas y presiones extremas. 

Estas estrellas, las de mayor masa, se volvieron inestables al final de su existencia, colapsaron y luego explotaron y desperdigaron sus entrañas enriquecidas a lo largo de la galaxia, entrañas hechas de carbón, nitrógeno, oxígeno y todos los ingredientes fundamentales de la vida. 

Estos ingredientes se convirtieron en nubes de gas que se condensaron y colapsaron y formaron la siguiente generación de sistemas estelares. Estrellas con planetas en órbita y estos planetas ahora tienen los ingredientes para la vida. 

Así que cuando volteo a ver la bóveda celeste... y sé que somos partes de este universo y estamos en este universo, pero quizás más importante que esos hechos, es que el universo está dentro de nosotros... mis átomos vinieron de esas estrellas, hay un nivel de conexión.


El rincón de la ciencia y la tecnología



1 comentario:

  1. Hola preciosa, sé lo que somos, somos imagen y semejanza de Dios y me siento feliz de tener algo en algo de él.
    Te dejo un gran beso de ternura en ese cosmos inmenso
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar